Los gasoductos Nord Stream son un proyecto que unía por mar Alemania y Rusia enviando gas siberiano a uno de los motores económicos de Europa para satisfacer su necesidad energética. En su página oficial habla de tuberías sumergidas de 1.224 kilómetros que envían, o mejor dicho, enviaban, gas desde las reservas rusas hasta los mercados europeos a través del norte de Alemania.

Una infraestructura energética clave que debía durar al menos 50 años pero que las tensiones geopolíticas entre Europa y Rusia, con Estados Unidos también involucrado, han finiquitado.

En su página oficial dice que Nord Stream debía satisfacer a Europa de gas durante al menos 50 años. Sin embargo, su vida útil apenas supera una década.

 

Los oleoductos deben resistir muchas amenazas.

Las enormes anclas de los grandes portacontenedores o petroleros en particular pueden dañar las tuberías, como sucedió en 2008 con el oleoducto Kvitebjørn en el Mar del Norte frente a la costa noruega.

Los objetos que caen de los barcos, como contenedores e incluso los propios barcos que se hunden, también pueden golpear la tubería. Asimismo, la erosión y los deslizamientos de tierra bajo el agua representan un peligro potencial. Por este motivo, las tuberías se protegen con diferentes métodos, según las circunstancias y el riesgo. Por ejemplo, pueden rodearse de grandes piedras para repeler anclas, cubrirse con esteras de hormigón o enterrarse completamente en el fondo del mar.

La mayoría de los oleoductos construidos hoy en día tienen una “estrategia de reparación” especialmente diseñada en caso de daños: en Nord Stream, esta estrategia incluye cinco escenarios diferentes de diversa gravedad, incluida la ruptura total de la tubería, según los confirman los expertos en ingeniería de tuberías.

La extensión del daño, la profundidad del agua y las condiciones en el lugar del daño también influyen en el tiempo que tardarán las tuberías en volver a estar operativas.

En el caso del oleoducto de Kvitebjørn, las reparaciones tardaron cinco meses, mientras que el oleoducto del Mediterráneo volvió a estar operativo nueve meses después del accidente. En el caso de Nord Stream, es probable que tome aún más tiempo debido a las circunstancias inusuales: aún se desconoce mucho sobre la causa del daño.

 

Las explosiones de Nord Stream causaron 50 m de daños en la tubería rota

Un video filmado por la empresa noruega de robótica Blueye Robotics, publicado por el periódico sueco Expressen, ahora parece mostrar un desgarro de 50 m de largo en la tubería Nord Stream 1.

Se utilizó un dron sumergible para filmar el metal roto de la tubería Nord Stream a 80 m debajo de la superficie del mar.

Según Blueye Robotics, muchas partes de la tubería están enterradas en el lecho marino o faltan por completo.

 

¿Se podrían reparar las tuberías de Nord Stream?

El gasoducto Nord Stream, comenzó a tener fugas el miércoles 28 de septiembre después de que se detectaran varias explosiones. Se dice que el daño actual causado a las tuberías rompió ambas capas y, a su vez, filtró entre 15 millones de metros cúbicos y 500 millones de metros cúbicos de metano al Mar Báltico.

Uno de los gasoductos Nord Stream 2 no resultó dañado como parte de las explosiones, pero el otro sí, y aunque en realidad no estaba en uso, se llenó con 177 millones de metros cúbicos de gas el año pasado en preparación.

El oleoducto de 1.200 km debía ser activado a principios de este año, sin embargo, fue bloqueado como resultado de la intervención del gobierno alemán en respuesta a la invasión rusa de Ucrania.

Desde las explosiones y las fugas posteriores, las autoridades alemanas han declarado que las rupturas en las tuberías pueden no ser reparables. Sin embargo, hay bastante controversia al respecto.

El presidente de la Sociedad de Ingeniería Offshore, Philip Cooper, declaró a la revista NEW CIVIL ENGINEER que ese no es el caso.

Recogemos aquí algunas de sus declaraciones:

“Definitivamente es reparable de alguna forma. El Nord Stream original usó sistemas de soldadura hiperbárica para crearlo y es exactamente el mismo equipo que usaría para repararlo.

“Cualquier gran salvavidas siempre viene con un plan de reparación. Puedes hacer todas estas cosas sin buzo ahora. Como mínimo debe haber algunas medidas de conservación. A medida que el agua de mar entre en las rupturas, comenzará la corrosión. La protección en el exterior no ayuda tanto en el interior”.

Cooper continuó: “No creo que tarde un mes en salir todo el gas, que es lo que algunas personas han estado diciendo, pero al menos una semana. Depende de cuán grandes sean las rupturas, pero nadie se acercará a ellas antes de que sea completamente seguro.

“No querrán inundarlo demasiado debido al potencial de corrosión en el interior, pero no sucederá mucho durante el invierno porque las condiciones frías en realidad reducen la corrosión. Sin embargo, el mar Báltico se calienta mucho durante el verano”.

Tenemos más información; según los expertos de SINTEF no es imposible reparar las tuberías. Ragnhild Aune, ingeniera de soldadura internacional (IWE), investigadora y asesora principal de SINTEF, asegura que la mayoría de las cosas se pueden reparar en el lecho marino, pero la profundidad del daño es un factor importante. Para profundidades de hasta 180 metros, se puede usar un sistema asistido por buzo. Las operaciones en aguas más profundas, por otro lado, deben ser controlado al 100 por ciento de forma remota.

Controlar una operación al 100 por ciento de forma remota es un ejercicio mucho más exigente que reparar con la ayuda de buzos. Pero las soluciones para esto también existen.

Aune y sus compañeros de trabajo tienen más experiencia que la mayoría con este tipo de tecnología. Han contribuido al desarrollo de procedimientos de calificación y soldadura para Nord Stream 1 y 2, y con análisis de vida útil y evaluación de posibles daños por fractura para Nord Stream 1.

En cuanto a la estimación del periodo de tiempo necesario para la reparación, según Sten Ussing, ingeniero jefe de la consultora COWI, las reparaciones de los gasoductos Nord Stream de Rusia, que resultaron dañados e inutilizados por las explosiones submarinas a finales de septiembre, pueden realizarse en unos pocos meses.

 

Un poco de historia sobre los NORD Stream

Se conoce como Nord Stream a un proyecto que incluye dos tuberías o gasoductos. Nord Stream 1 consta de dos gasoductos. Y Nord Stream 2, de otros dos. El primero ya estaba en marcha. Las obras empezaron en abril de 2010, terminaron en junio de 2011 y empezó a bombear gas licuado en noviembre de ese mismo 2011. La segunda tubería discurre paralela a la primera. De ahí que en su página oficial se conozca el proyecto como sistema de tuberías gemelas Nord Stream.

La ampliación, Nord Stream 2, empezó a gestionarse en mayo de 2011. Y, aunque debía estar terminado en 2012, o eso dice su página oficial, en realidad no estuvo terminada hasta septiembre de 2021. En ese retraso hubo un primer intento de llegar hasta Reino Unido, pero se desestimó. Luego hubo problemas con Polonia, que bloqueó un intento de unir varias empresas europeas para financiar el proyecto. Y no fue hasta 2018 que el proyecto recibió los permisos de obra. Una vez terminado Nord Stream 2, solo faltaba la aprobación técnica de las autoridades alemanas. Pero, aunque Alemania hubiera dado el visto bueno, Rusia había cesado de proveer gas desde este verano.

Nord Stream 1 y, en algún momento, Nord Stream 2, pendiente de aprobación por las autoridades alemanas, debían satisfacer la demanda de gas por parte de gran parte de Europa. En el sur, la demanda está más o menos cubierta por el gas que España importa, almacena y distribuye inicialmente desde Argelia y más recientemente también desde Marruecos. A lo que se une el gas licuado comprado a Estados Unidos que llega en grandes barcos. Y también el que llega desde Argelia, en barco, hasta los puertos al sur de Francia.

Pero el principal proveedor de gas a Europa sigue siendo Rusia. Sin ir más lejos, el año pasado, el gas ruso supuso el 40% de gas consumido en Europa. Con gasoductos que llegan por tierra hasta el norte Italia, centro y norte de Alemania y que pasan por países como Polonia, Austria y prácticamente toda la Europa del este si contamos, además, los oleoductos.

 

Mientras los expertos internacionales tratan de averiguar qué causó las rupturas en el oleoducto Nord Stream, los ingenieros tienen múltiples opciones para tratar de solucionarlo.

Leave a Reply

Certificado de Medio Ambiente

https://dynatec.es/wp-content/uploads/2020/10/Certificado-de-Medio-Ambiente-Lloyds-UKAS-17-18.pdf