La epidemia de coronavirus que sacude actualmente a China es noticia en el todo el mundo. Estamos ante una de las epidemias más grandes en mucho tiempo, que está afectando cada día a más personas, llevándolas a muchas de ella a la muerte.

Pero la salud no es la única que se ha visto afectada por esta epidemia. Ahora, empresas de prospectiva se encuentran realizando distintos análisis para evaluar cuál es el impacto que la aparición del coronavirus en Wuhan y su posible expansión pueden tener en la economía del gigante asiático en este año. Teniendo en cuenta, también, la ralentización del crecimiento que se ha visto a lo largo de los últimos dos años.

https://www.marca.com/motor/modelos-coches/2020/02/03/5e3863ac22601d6e5a8b4615.html

La industria del automóvil

La industria del automóvil es una de las más poderosas en China. Hoy, los vehículos chinos llegan a todas las partes del mundo como consecuencia del gran desarrollo tecnológico que el país ha experimentado. Las medidas de paralización de actividades productivas que se están llevando adelante en la zona de Wuhan pueden implicar un fuerte impacto económico y podrían extenderse al resto del país. Se prevé que estas medidas durarán al menos hasta mediados del mes de marzo, fecha en la se estima que el problema estará controlado. Esta semiparalización a lo largo de ese plazo de tiempo puede implicar una reducción en cerca de 1,7 millones en la fabricación de automóviles.

Este problema se podría extender a fabricantes que no son chinos pero que tienen su actividad en Wuhan. Recientemente, la mayor parte de las plantas han tomado la decisión de cerrar sus puertas por lo menos hasta el 9 de febrero, hasta poder tomar una decisión que sea definitiva. Especialistas en el tema han advertido que la propagación del coronavirus que ataca a China podría implicar una reducción de un punto porcentual en el crecimiento del PBI (Producto Bruto Interno) del país a lo largo del primer trimestre anual.

Crisis sanitaria y productiva

En China, la industria del automóvil afronta caídas significativas en las ventas en todas partes del mundo. Además, se encuentra en un momento de necesidad de efectuar inversiones importantes para apostar por los  vehículos eléctricos que constituyen el futuro de la industria automotriz. Pero la epidemia de coronavirus complica la situación. La mayor demanda de vehículos eléctricos se encuentra en grandes ciudades, lo que implica un grave problema para China, que es el mayor mercado del mundo de este tipo de automóviles en la actualidad.

Empresas como Tesla se encuentran en una situación compleja con retrasos de 10 días en la producción de la nueva planta en Shanghai. Se trata nada menos que de la primera planta que la empresa tiene fuera de los Estados Unidos. También se cree que otras plantas radicadas en países de la Unión Europea pueden verse afectadas, especialmente por los retrasos en la llegada de suministros de componentes.

Leave a Reply