A lo largo de los últimos años, una serie de especialistas en materia de ingeniería y tecnología han estado reforzando la idea de que estos rubros deben apuntar a mejorar la vida de las personas. Es así como surge la domótica.

La domótica, consiste en una tecnología aplicada al interior del hogar, destinada al control y la automatización inteligente de la vivienda. La domótica no sólo contribuye a facilitar las tareas de todos los días en el hogar, sino que también brinda seguridad, confort y comunicación entre el usuario y el sistema.

La domótica, surge como una respuesta posible a las nuevas tendencias y cambios sociales, que van acompañadas por nuevos estilos y formas de vida.

¿Cómo funciona la domótica?

Si tuviéramos que establecer una clara definición acerca de qué es la domótica, podríamos decir que se trata, básicamente, de la intromisión de la tecnología en la vivienda. Sin embargo, esto no hace referencia a la incorporación de determinados artefactos electrónicos aislados, sino a un englobamiento de la totalidad del hogar.

La domótica apunta a liberar a las personas de todo tipo de tediosas tareas del hogar, como lo son la seguridad, el control del nivel de luminosidad, el control energético y el control térmico, entre otras. Son estas las tareas que quedarían cedidas a este sistema automatizado conocido como domótica.

image55da532be23d95.66432139

http://www.theluxonomist.es/2016/03/03/llega-hogar-digital-a-latinoamerica/the-luxonomist

Para que este sistema funcione, se requiere acceder a una serie de operadores domóticos, que consisten en todos los elementos que podrían ser manipulables para que realicen todas las funciones que les sean asignadas, dentro de la automatización integral de la vivienda. Estos operadores domóticos pueden ser agrupados en tres grupos:

–         Sensores o receptores

–         Actuadores

–         Sistemas o controladores

Los sensores (o receptores) son aquellos encargados de recibir información del entorno, generalmente en lo que refiere a variables atmosféricas o de acciones humanas.

En cuanto a los actuadores, son aquellos que reciben la información, digital o analógica, de los distintos sistemas, actuando en consecuencia de la información recibida. Los actuadores se activan o desactivan según cierta parametrización de sus variables.

En lo que respecta a los sistemas (o controladores), se trata de los operadores domóticos que actúan como medio de enlace entre un receptor y un actuador. Los sistemas, reciben la información del receptor y, a través de una determinada programación del propio sistema, envía un mensaje de activación o de inhibición al actuador, en relación a lo programa anteriormente.

¿Qué aportes trae consigo esta nueva tecnología, la domótica?

En pocas palabras, podríamos decir que la domótica constituye avances significativos en materia de tecnología, orientados a favorecer y facilitar la vida de las personas. Algunos de los aportes fundamentales que esta tecnología permitiría traer a nuestros hogares, son:

–         Un importante ahorro energético: esto se debe a que la domótica permite gestionar de manera inteligente la luminosidad del hogar, así como también la climatización, los electrodomésticos, el agua caliente sanitaria y el riego, entre otros. Esto permite aprovechar de mejor manera los recursos naturales, utilizar tarifas horarias de menor coste, reduciendo así las facturas energéticas. A su vez, los dispositivos de monitorización del consumo brindan la información necesaria para que las personas puedan modificar sus hábitos, aumentando así el ahorro y la eficiencia energética.

–         La domótica fomenta la accesibilidad, debido a que facilita el manejo de los distintos elementos al interior del hogar, de forma que aún las personas que llevan algún tipo de discapacidad puedan acceder a su manejo. Podría decirse que la domótica permite que la vivienda se ajuste a las necesidades de todas las personas que en ella habiten.

–         La domótica brinda una mayor sensación de seguridad, ya que cuenta con controles de intrusión y una serie de alarmas técnicas que permiten una rápida detección de los incendios, las inundaciones, las fugas de gas, entre otros.

–         A través de la gestión de los electrodomésticos, brinda una mayor confortabilidad  y ayuda a controlar la iluminación, la climatización y la ventilación.

–         Otros de los beneficios fundamentales que la domótica trae a nuestras vidas, tiene que ver con que ofrece una garantía en las comunicaciones. Esto se debe a que facilita la recepción de avisos relacionados con anomalías, como así también información acerca del funcionamiento de los distintos equipos e instalaciones, la gestión remota del hogar, etc.

Como hemos podido demostrar a lo largo del artículo, la domótica consiste propiamente en una tecnología al servicio de la vida cotidiana de las personas.

Leave a Reply