Infinidad de veces hemos visto en las películas, la implantación de chips al interior de los cerebros de los seres humanos. Sin embargo, en las mismas, este hecho ha solido presentarse siempre como algo negativo, en donde el objetivo de dichos chips es diabólico, de dominación o manipulación.

Es entonces que la tecnología se hace presente para generar que la realidad pueda ser capaz de superar a la ficción. Hace ya años que se ha comenzado a probar la implantación de chips en seres humanos, respondiendo tanto a fines tecnológicos, como así también a otros relacionados a la salud y a la seguridad.

Tecnología para la mente humana

Son muchos los estudios que se han llevado a cabo a lo largo de los años, para estimar cuál sería la percepción que las personas tendrían frente a la posibilidad de colocarse un chip en el cerebro. En ellos, se han ido encontrando reacciones que oscilan entre el temor y la curiosidad, la sorpresa y la admiración.

http://www.elmatero.net/texto-diario/mostrar/464168/paises-debaten-chips-humanos

El primer chip implantado en seres humanos fue VeriChip, el cual había sido aprobado por la Food & Drug Administration de los Estados Unidos de América del Norte. Este experimento fue realizado hace ya tiempo, en el año 2004. Se trataba, básicamente, de una tecnología de nanochip, compuesta por un conjunto de informaciones referentes al ser humano que la portaba y que habían sido grabadas, pudiendo así recuperarse a través de la utilización de un sistema de identificación mediante radiofrecuencia.

Este importante salto en materia de tecnología, fue considerado, además, como una herramienta de gran utilidad para garantizar la seguridad de los seres humanos. En algunos países en los que los secuestros resultan sumamente frecuentes, se pensó en la instalación de chips en seres humanos, que fueran capaces de dar a conocer con facilidad el sitio en donde estos se encuentran. Algunas empresas dedicadas a la seguridad de las personas, actúan inyectando el chip a través de una jeringa. Este, tiene un tamaño que no supera el de un pequeño grano de arroz y se encuentra recubierto por una especie de cápsula de vidrio. A su vez, el chip cuenta, en su interior, con un transmisor que es capaz de enviar una señal de ubicación a un receptor mediante radio, que lo localiza a través de un sistema de geolocalización.

Tecnología y salud

Una de las aplicaciones más populares y que más interés han generado en las personas sobre este tipo de chip, es la que tiene que ver con la utilización de esta novedosa tecnología con fines saludables. Se estima que los implantes de chips podrían llegar a servir para monitorear la situación general de salud de la persona que los lleva insertos, pudiendo detectar con facilidad los diversos problemas que puedan aparecer, favoreciendo un rápido diagnóstico y posterior tratamiento.

El científico e investigador británico, Mark Gasson, afirmó:

“Los dispositivos tecnológicos médicos son un buen ejemplo de que ya se utiliza ahora. De hecho, mucha gente piensa que la tecnología implantada es ciencia ficción y se olvidan de que se utilizan varios dispositivos médicos en seres humanos.”

Mark Gasson ha logrado hacerse reconocido mundialmente, debido a que, en el año 2009, se implantó a sí mismo un chip RFID en su mano izquierda, con el objetivo de realizar pruebas sobre ello. Su idea central fue la de dar lugar a una tecnología que le permitiera ingresar al interior de su edificio de trabajo sin requerir de una identificación. Al mismo tiempo, con esta prueba descubrió que el chip permitía que fuera él la única persona capaz de utilizar su teléfono celular, debido a que éste era reconocido cuando lo sostenía con la mano izquierda.

chip

http://cuerpohumanoelectronico.blogspot.com.ar/2016_01_01_archive.html

Son ya varios los casos que han demostrado, de manera paulatina, la efectividad de los chips en el ámbito de la salud. Se cree que, estos, han logrado ayudar  a personas con problemas que antes parecían irresolubles. De hecho, hace unos pocos años, doce personas que padecían de problemas degenerativos de la visión, se implantaron chips detrás de los ojos, lo cual les funcionó como retinas artificiales e hizo que pudieran volver a ver.

El futuro de los chips

Ciertamente, la tecnología de chips para la implantación ha ido ganando un desarrollo exponencial a lo largo de los últimos años, por lo que no habría de sorprendernos que, pronto, se presente ante nosotros la posibilidad de contar cada uno con un chip específico que brinde respuestas a nuestras necesidades y nuestros problemas. Habremos de mantenernos a la espera de ello, pero ya con grandes expectativas, basadas en las maravillas que los avances en materia de tecnología nos han ido mostrando en el último tiempo.

Leave a Reply