Muchas de las actividades que el ser humano desarrolla, producen la liberación de microcontaminantes orgánicos, que son depositados en el medio ambiente. Generalmente, es frecuente encontrar estos microcontaminantes en los ecosistemas acuáticos. La persistencia de los mismos dentro de este tipo de entornos, tiende a provocar una interrupción perjudicial del desarrollo de los procesos naturales.

Es el reconocimiento de esta problemática lo que ha llevado a una gran cantidad de países a evaluar nuevamente y a actualizar sus legislaciones referidas a la misma. Sin embargo, sigue representando un reto la determinación precisa de estos elementos, a través de un mecanismo que resulte amigable para con el medio ambiente pero, también, sencillo para su puesta en análisis en laboratorio. Es en este contexto que la ingeniería adquiere un rol fundamental en la búsqueda de respuestas y posibles soluciones para la problemática.

Detectar más rápidamente los contaminantes, a través de la ingeniería

Oscar Posadas es un reconocido investigador de la Universidad del País Vasco. Más propiamente dicho, éste pertenece al Departamento de Química Analítica. A través de un amplio recorrido en esta materia, Posadas ha diseñado diversos métodos analíticos que se consideran adecuados para lograr determinar un muy amplio espectro de microcontaminantes orgánicos emergentes, mediante muestras de agua. Para ello, ha tomado especialmente aguas efluentes de depuradoras y aguas de estuario. Uno de los primeros procedimientos tuvo que ver con un muestreo pasivo de los mencionados.

http://www.retema.es/noticia/nueva-metodologia-para-muestreo-rapido-sensible-y-simultaneo-de-contaminantes-organic-wCqQK

Los estudios llevados a cabo por el investigador se han basado, fundamentalmente, en distintos contaminantes apolares. El origen de los mismos es de orden antropogénico, no existiendo sobre ellos alguna normativa determinada que se encargue de regular su estado ecotoxicológico. Algunos de los seleccionados por Posadas fueron: los alquilfenoles (que son los que se obtienen de los detergentes), las fragancias musk sintéticas (así como de los detergentes, provienen también de diversos productos de higiene personal), los organofosforados (se obtienen, mayormente, del lindano y de sus diversos derivados), los pesticidas, entre otros.

En relación a las sustancias estudiadas, el investigador afirmó lo siguiente:

“Una de las características de este tipo de sustancias apolares es que tienen menos solubilidad en agua, por lo que están en concentraciones muy bajas”.

Según explica el profesional, el muestreo pasivo en el que se sustentó su investigación consiste, básicamente, en un sistema especial que puede funcionar sin requerir tipo alguno de aporte energético. Además, se trata de un sistema que no requiere de la manipulación del ser humano. Se trata de un elemento derivado de la ingeniería que se deposita dentro de un medio acuático durante un tiempo estimado, utilizando, como material absorbente, los propios elementos poliméricos que posee. Es de esa manera que este sistema va, progresivamente, acumulando microcomponentes contaminantes. Además, debemos destacar que se trata de un procedimiento que es capaz de capturar, también, sustancias cuya concentración es verdaderamente baja.

Aguas libres de sustancias perjudiciales

Los distintos investigadores que llevan a cabo estos trabajos junto a Posadas, en el Departamento de Química Analítica de la Universidad del País Vasco, han podido constatar que esta innovación en materia de ingeniería puede funcionar, tanto en aguas dulces, como en aguas salinas y en otras estuáricas.

Una vez que se finaliza la tarea de muestreo, este sistema es trasladado hacia el laboratorio para proceder con el análisis. Uno de los factores principales que no podemos dejar de mencionar, tiene que ver con que los distintos mecanismos analíticos efectuados por Posadas y por su equipo, se caracterizan por ser amigables con el medio ambiente, por requerir de un coste económico verdaderamente bajo y por ser sencillos en su aplicación.

Este tipo de investigación sienta, además, un precedente. A partir de éste, se estima que se podrán analizar también otros tipos de sustancias, para contar con herramientas más claras y eficaces para el tratamiento de las mismas y, así, poder dar lugar a un medio ambiente mucho más saludable.

Leave a Reply