Poder interpretar e interpelar las emociones de las personas que cuentan con algún tipo de discapacidad del orden intelectual puede llegar a ser un desafío. Ahora, una investigación a cargo de Doménec Puig presenta la posibilidad de resolver estas barreras a partir de una magnífica invención en materia de ingeniería que consiste en la creación de robots intérpretes.

Recuperar las posibilidades de expresión con la ingeniería

No es la primera vez que podemos hablar del uso de la robótica en el ámbito de la salud mental. en varias ocasiones, estos desarrollos en ingeniería se han visto aplicados a asistencias o búsquedas para mejorar sustancialmente los niveles de atención de las personas con discapacidad intelectual. También ha servido en más de una ocasión como herramienta para mejorar considerablemente la forma en que se adquieren y se procesan los contenidos propios de los sistemas educativos.

Uno de los usos más renombrados es el que se puede distinguir en las personas con trastorno del autismo. Se trata de aplicaciones destinadas a poder entender las emociones que éstos tienen en diferentes momentos de su vida diaria y ante distintos estímulos. Pero en el caso de las personas que tienen algún tipo de discapacidad intelectual, esto se torna más difícil. Todo lo que es interpretación de las emociones en estos casos es considerado como un gran desafío.

https://www.20minutos.es/noticia/3360737/0/robots-interpretan-emociones-discapacitados-intelectuales/

Para dar respuesta a esto, podemos dar cuenta de una investigación llevada a cabo por Jainendra Shukla del Departamento de Ingeniería Informática y Matemática de la Universidad URV, en Catalunya. A través de una serie de investigaciones y de pruebas y desarrollos, se ha logrado dar con la creación de un robot que no solamente puede detectar sin fallas cuáles son las emociones que un paciente está experimentando en un determinado momento sino que, además, es capaz de interpelarlas y modificarlas en caso de que se registre que se trata de emociones negativas o perjudiciales.

Avances en ingeniería social

El objetivo fundamental de este proceso ha tenido que ver con poder brindar mejorar específicas a la rehabilitación de estos pacientes. Pero también se trata de poder mejorar su calidad de vida y favorecer su autonomía que, en general, tiende a ser reducida.

El modo en que esto funciona es mediante la captación de señales fisiológicas que pueden verse en un encefalograma, pero también en el ritmo cardíaco y en la forma en que se encuentra la piel en un momento dado. El sensor que recoge estos datos se encuentra en el interior de un reloj que los pacientes llevan y que va indicando estas emociones. Cuando los datos son obtenidos, a través de un algoritmo determinado el robot es capaz de dar cuenta de si un paciente requiere de cambiar de actividad porque ha perdido la atención en ella o si se encuentra interesado o entusiasmado por la misma.

A partir de lo mencionado, el robot se encuentra programado para ir probando y adaptando actividades en función de las reacciones y consecuentes necesidades de cada persona en particular. Se trata de un desarrollo en materia de ingeniería que permitiría, a futuro, aumentar en un modo exponencial la individualidad, la autonomía y la vida diaria de las personas con discapacidad intelectual.

Leave a Reply