Muchas de las formas de gestión social de las sociedades modernas se han inspirado en el comportamiento de distintas especies animales. Hoy en día, un modo de acción de las hormigas ha funcionado de fuerte inspiración para especialistas en materia de ingeniería, para reducir los atascos de tráfico.

Avances en ingeniería para mejorar la circulación

Algo que fascina a muchos investigadores y que ahora se ha vuelto objeto de estudio acerca de las hormigas, tiene que ver con el modo en que éstas generan muy estrechos túneles por los que transitar. Lo hacen excavando, y es por esos túneles por donde pasan todas las demás. Estas características permiten observar que el tránsito de las hormigas es igualmente fluido a pesar del tamaño de sus túneles.

A partir de estudios y trabajos sobre los grupos de hormigas, se ha podido determinar que los grupos orientados a determinadas tareas son capaces de moverse sin que se generen interrupciones. Esto pudo observarse gracias al trabajo de un equipo de investigadores y especialistas en ingeniería comandado por Jeffrey Aguilar. Estos, se encargaron de monitorizar los movimientos de las hormigas mientras se encuentran excavando. Mediante esto, pudieron darse cuenta de que la tendencia de las hormigas al desplazamiento del túnel a la siguiente salida sin retirar materiales, reduce no sólo la aparición sino también la gravedad que los atascos pueden llegar a tener.

https://www.ecoticias.com/naturaleza/186962/estudian-hormigas-tuneles-evitar-atascos-trafico

Trasladando lo que se vio al comportamiento de los seres humanos en las rutas y autopistas de las ciudades, puede verse que una serie de automóviles distribuidos en cuatro carriles son fuertemente proclives a sufrir atascos e importantes pérdidas de tiempo.

Algo que los especialistas en ingeniería e investigadores han podido determinar mediante la observación del comportamiento de las hormigas, es que en general la distribución del trabajo tiende a ser desigual. De esa manera, son unas pocas hormigas las que realizan la mayor parte del trabajo. Este tipo de comportamiento ha sido considerado por los especialistas como una forma de optimizar el tiempo y la forma de trabajo en la excavación.

El modelo de las hormigas en las rutas humanas

Una vez obtenidos los resultados mencionados, el equipo de investigadores y de especialistas en ingeniería comandado por Aguilar, aplicó los conceptos a un sistema robótico de excavación. Esto, tuvo por objetivo fundamental determinar si estas conductas podrían optimizar el tráfico en las rutas que utilizan los seres humanos.

Luego de distintos experimentos, los robots generados lograron una productividad menor a la alcanzada por las hormigas. De todas maneras, los análisis permiten considerar que los grupos densos en cantidad de personas pueden igualmente funcionar correctamente si se evita que cada uno “vaya por su lado” y se sigue un modo de acción organizado.

Una de las ideas de los investigadores, con vistas a futuro, tiene que ver con la posibilidad de generar grandes cantidades de robots optimizados que puedan liberar los caminos por los que transitan las personas. Si bien queda mucho por delante, se espera poder aumentar y favorecer el movimiento de los sistemas de ingeniería en el futuro, para mejorar los flujos de tráfico, teniendo como base el funcionamiento óptimo de las especies con las que se convive, como las hormigas.

Leave a Reply