Un salto cualitativo en tecnología y sistemas ferroviarios y de transporte se daba a conocer parcialmente en el mes de agosto, consolidándose en septiembre de 2018. Se trata de la inserción definitiva de la tecnología ferroviaria Hyperloop en España.

Primeras informaciones sobre esta tecnología

Fue en la primera semana del mes de agosto del corriente año que se daba a conocer la noticia. Esta, se trató especialmente de la empresa Administradora de Infraestructuras Ferroviarias, de origen público. La misma, ha formado parte en la constitución de un protocolo para la creación de un Centro de Experimentación. Ello, fue llevado a cabo en conjunto con la empresa americana Virgin Hyperloop One. Este proceso se hizo usando ADIF, que se encuentra en la actualidad fuera de uso, en Málaga.

El motivo de la elección, se basa esencialmente en su importante superficie, que alcanza los 19.000 metros cuadrados. Un espacio suficiente para efectuar las pruebas que son necesarias para garantizar el desarrollo de esta tecnología ferroviaria de gran velocidad.

https://omicrono.elespanol.com/2018/05/hyperloop-en-espana/

Para alcanzar estos objetivos, ADIF (Administradora de Infraestructuras Ferroviarias) concretó el acuerdo con Hyperloop One, que fue noticia. El fin que se pretende alcanzar a través de estos avances es generar una tecnología ferroviaria que sea capaz de transitar unos 1.200 kilómetros por hora, sin riesgos ni perjuicios. Asimismo, en lo que respecta al transporte de pasajeros, el acuerdo entre estas dos empresas sostiene:

“Las personas y mercancías se desplazarán mediante vehículos que se aceleran gradualmente por propulsión eléctrica dentro de tubos a baja presión. Los vehículos flotan sobre la pista con levitación magnética y se deslizan a velocidades similares a las del avión debido a la resistencia aerodinámica ultra-baja. El sistema es completamente autónomo y cerrado, eliminando impactos por errores humanos y condiciones climáticas adversas. Además, como se trata de un sistema eléctrico, no tiene emisiones de carbono directas.”

El futuro de la tecnología y el transporte

Claramente, lo que solíamos conocer como medios de transporte, sea público o particular, ha quedado atrás hace tiempo. Si bien es cierto que hoy en día las innovaciones conviven con sus predecesores, los cambios tecnológicos avanzan a pasos tan veloces que, se estima, dentro de pocos años los vehículos a combustible y otras formas de transporte convencionales habrán quedado en el pasado, ya dignas para museos de lo que fue y se superó.

A su vez, es importante destacar que estos proyectos tienen por objetivo común el mejoramiento general de los transportes. Pero, al mismo tiempo, apuntan a generar formas rentables y sustentables de transitar en las ciudades, sin que ello sea perjudicial para el medio ambiente y superando los riesgos de la conducción humana convencional.

Leave a Reply