A medida que fue pasando el tiempo y los desarrollos tecnológicos, la robótica ha ganado nuevos espacios en el apoyo y el acompañamiento a personas. Ahora, podemos hablar de autómatas que se hacen cargo de la ayuda a personas con discapacidad, a personas mayores y a niños hospitalizados, como así también de labores de atención en centros de cuidado.

La robótica no deja de avanzar

 

Los autómatas y robots que existen en la actualidad son capaces de efectuar distintas acciones, con diferentes propósitos. Hoy, los une una misma misión, por la que han sido creados: ayudar a los seres humanos. Algunos se encuentran programados para sustituir a las personas en sus trabajos, como es el caso de los robots que ejercen como mensajeros. Otros, por su parte, pueden hacerse cargo de tareas domésticas. Y, finalmente, es imprescindible destacar a los robots que pueden perfeccionar las intervenciones y los diagnósticos y tratamientos médicos.

Últimamente, uno de los usos que está llevando al desarrollo de más robots tiene que ver con la asistencia a personas. En algunos países orientales, las residencias se encuentran repletas de androides que protegen y acompañan a las personas mayores en particular. Debido a la crisis demográfica de Japón, en ese país el Gobierno colabora con las empresas para que generen mayores desarrollos en robótica para la ayuda a los ancianos.

PNG

https://elpais.com/elpais/2019/01/07/eps/1546865049_782991.html

Por otra parte, ingenieros pertenecientes al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), junto al Hospital Infantil de Boston, han efectuado un estudio acerca de robots sociales que acompañan a los niños a lo largo de sus estancias hospitalarias y procesos de internación. Un caso destacable es Huggable, un peluche robótico que se usa en las sesiones de apoyo en unidades pediátricas en centros médicos, con resultados que demuestran que los niños que juegan con él experimentan emociones mucho más positivas.

El cuidado de las personas mayores

 

En lo que respecta a la robótica aplicada al cuidado y la ayuda de las personas mayores, el Profesor del Departamento de Control y Sistemas Ingenieros de la Universidad Miguel Hernández, Nicolás García, explica que la sociedad está envejeciendo, especialmente en algunos países, como es el caso de España. En este sentido, sostiene que:

“Hay más posibilidades de tener enfermedades neurodegenerativas, que conllevan discapacidades físicas. En ese sentido, hay robots que pueden ayudar a mejorar o recuperar habilidades, y también existen los que realizan por nosotros tareas que no podemos hacer, como explicarnos el camino para llegar a casa”.

Luid Merino, perteneciente al Laboratorio de Robótica de Servicios de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, añade que:

“Hay trabajos que son físicamente muy demandantes, como los que levantan a las personas, y ahí la robótica no está para sustituir a las personas sino para simplificar las tareas y aumentar la calidad de su realización”.

Leave a Reply