Los tiempos en los que vivimos estan originando movilizaciones civiles dignas de ser mencionadas. Ingenieros, médicos y otros especialistas profesionales están volcándose de forma altruista para combatir el Coronavirus Covi-19.

Los ingenieros trabajando con médicos para crear protectores y respiradores en 3D

Ingenieros, médicos y diseñadores se han unido de manera altruista para fabricar con impresión 3D el material sanitario más urgente y ya están poniendo a disposición de la sanidad respiradores y equipos de protección individual (EPI) para hacer frente a la expansión del coronavirus.

Las iniciativas civiles son muchas, cada día prosperan por doquier. Tenemos otro ejemplo como el de los Ingenieros, investigadores y médicos de la Universidad Juan Carlos y la Fundación Celera, han creado un respirador artificial que se puede producir a gran escala y que se ha probado ya con éxito, y podría salvar cientos de vidas durante esta crisis por el coronavirus.

El proyecto es idea de Javier González, graduado en Ingeniería de Materiales, y responsable del diseño del respirador. También ha participado un equipo formado por ingenieros de materiales biomédicos, de robótica, tecnología electrónica y médicos de la URJC.

Respirador diseñado por Ingenieros de la URJCSegún la universidad podrían empezar a fabricarlo en días y a un precio muy asequible. De momento las pruebas para certificar que este respirador funciona correctamente se han probado en animales, en concreto, en cerdos. La semana que viene empiezan a testarlo en humanos. Si funciona, el respirador tiene que autorizarlo la Agencia Estatal del Medicamento.
Las piezas utilizadas para crear este invento aguantarían años y su mecanismo puede funcionar 24 horas durante dos años.

El Regimiento de Ingenieros de Salamanca trabajando en la ampliación del Hospital General de Segovia

El Regimiento de Ingenieros número 11 con sede en Salamanca y perteneciente al Mando de Ingenieros del Ejército de Tierra ha logrado levantar el hospital de campaña en Segovia en menos de 24 horas y ha contado con el trabajo de un total de 38 efectivos.

Hospital de segovia ampliado por ingenieros militares
Los efectivos militares se trasladaron a la capital segoviana tras recibir la orden ministerial para proceder a la instalación del hospital de campaña con el fin de reforzar la capacidad del complejo asistencial, que ya ronda su nivel máximo.

‘Coronavirus Makers’ los superhéroes 3D contra el coronavirus

Un grupo de ingenieros españoles de la comunidad ‘maker’, de usuarios de impresoras 3D, se ha unido en una iniciativa para fabricar respiradores de bajo coste para proporcionar suministros a los hospitales durante la pandemia del coronavirus.

El pasado 13 de marzo, nada más declararse el estado de alarma por la pandemia de Coronavirus, un grupo de personas de diferentes perfiles y con amplia experiencia en medicina, biotecnología, impresión 3D, diseño industrial, entre otras disciplinas, y en su mayoría makers, decidió de forma altruista compartir su conocimiento y experiencia en un grupo de Telegram llamado “Coronavirus makers. Voluntarios de toda España se ha propuesto aplicar la tecnología 3D para fabricar equipos de protección y material sanitario con los que contribuir a la emergencia sanitaria del coronavirus, una iniciativa que suma ya más de 13.000 colaboradores.

El poder de la comunidad con un único propósito: ayudar

Este primer grupo fue creado por Esther Borao y Marcos Castillo (@MrCastle), el 13 de marzo y al que pronto se unieron Ramsés Marrero (médico residente y maker), David Cuartielles, Luis Gonzalo Aller (@zalete), Cesar García, Alberto Morales, Miguel Ángel Casanova, Daniel, @ElElfo hasta llegar a ser más de 1.500 personas en cuatro días (a día de hoy más de 1.800) y co-creando más de 50 iniciativas distintas.

Coronavirus makers solidaridad tecnologica

El movimiento ha llegado a las redes sociales y se está viralizando. La iniciativa proporciona a cualquier usuario que desee unirse unas instrucciones básicas y el código abierto aportado por el grupo.
De esta manera, la intención es que cualquier persona con acceso a una impresora 3D u otra máquina de fabricación digital pueda construir un respirador automático con el fin de ponerlo a disposición de los centros hospitalarios de su localidad.

Coronavirus Makers: de 20 voluntarios a 13.500 en 10 días

Como ya hemos dicho, todo empezó en un canal de Telegram.  Firaros: el primer día eran 20, el segundo 50 y ahora, los “CoronaVirusMakers”, como se llaman, son ya más de 13.500, en apenas diez días.
Están organizados en grupos de trabajo. El más numeroso es el de fabricación, que es el que produce los objetos, pero también está el de anuncios o el de investigación y el de I+D
Todo aquel que disponga de una impresora 3D o quiera aportar ideas al diseño es bienvenido a unirse a la iniciativa. A través de pequeños chats de grupo vía Telegram la gente se está dividiendo por Comunidades y provincias. En cada chat un coordinador hace de líder y reparte las instrucciones para que todo el mundo siga las mismas pautas. En aquellos lugares en los que están apareciendo muchos ‘makers’ se han tenido que realizar subdivisiones más pequeñas.

Impresión 3D, producción barata y rápida necesaria en tiempos de crisis

Ante la falta de producción mundial de recursos que necesita el personal sanitario de las diferentes comunidades autónomas, se han constituido comunidades de makers por regiones para hacerles llegar rápidamente el material que necesitan.
Una vez que tienen lo que llaman prototipo, por ejemplo, mascarillas protectoras, se reparten el trabajo por comunidades autónomas y después, por localidades, según las necesidades. Ahora mismo están en marcha miles de diademas para pantallas protectoras y componentes para respiradores hospitalarios.

La mejor cara de la tecnología y su gran potencial social.

Tal y como afirman @Coronavirus Makers, lo que hacen es tecnología creada por personas para personas. No hay intereses mercantilistas sino ayudar a pacientes y personal sanitario de muchos lugares del mundo al mismo tiempo. De hecho, los 50 proyectos creados por esta comunidad están en abierto para que cualquier persona pueda replicarlos.

Con la idea de que el resto del país -y de quien lo necesite- pueda aprovecharse de ello, el grupo de ingenieros ha compartido y puesto a disposición el código del prototipo inicial y se está movilizando para conseguir personas que se adhieran al proyecto y entidades que faciliten las máquinas de impresión 3D que produzcan los respiradores.

La intención es que cualquier persona con acceso a una impresora 3D u otra máquina de fabricación digital pueda construir un respirador automático con el fin de ponerlo a disposición de los centros hospitalarios de su localidad. Una medida similar a la que vimos la semana pasada en Italia, que también ha empezado a fabricar piezas para respiradores de hospital mediante impresoras 3D.

La producción depende de la calidad de las impresoras.

Con las impresoras más lentas, las domésticas, de entre 150 a 300 euros, tardan unas dos horas en terminar una pieza. El coste es mínimo. Unos 2 euros al mes solo por el consumo energético, como un ordenador personal, y poco más calculan para cada máscara.

Algunos de estos makers han fabricado sus propias impresoras con componentes a partir de ordenadores o de fotocopiadoras. Los equipos semiprofesionales consiguen una diadema cada hora. “Esto, en industria saldría en 10 segundos, pero es una solución de emergencia que pone directamente la protección en la mano del que lo necesita. Sin burocracias”, aseguraba uno de los makers, Eduardo Petinal, que tiene en su casa seis equipos, varios prestados, a pleno rendimiento.

Coronavirus Makers: Creadores de esperanza

La comunidad maker y AIRE

La comunidad MAKER se rige por la cultura del ‘háztelo tú mismo’, DIY por sus siglas en inglés. Al igual que la comunidad hacker, que no se trata de un grupo de encapuchados que conspiran para derribar gobiernos, son personas ante todo curiosas y creativas, con ganas de aprender y desafiarse a sí mismas.

La comunidad maker es especialmente inclusiva dentro del ámbito de la tecnología.

Todos los esfuerzos se han organizado en torno a la plataforma AIRE, donde cientos de personas expertas y aficionadas se están coordinando, compartiendo diseños y propuestas libres, de código abierto, para ponerlo todo a la disposición de las necesidades del sistema sanitario público.

El ejemplo de los ingenieros italianos ha hecho que otras iniciativas también hayan surgido en esta dirección en otros lugares. En España, por ejemplo, referentes de la comunidad maker como @elsatch —cofundador de Makespace Madrid— y David Cuartielles (@dcuartielles), cofundador de la plataforma Arduino, han sido impulsores de la plataforma A.I.RE (@AIRE_Covid19).

Esta comunidad ha puesto eh marcha un esfuerzo para crear respiradores y ventiladores Open Source. El foro de esta comunidad de expertos invita a cualquiera a colaborar en un esfuerzo en el que se están discutiendo especificaciones y características técnicos de los prototipos para tratar de ofrecer esa alternativa en caso necesario.

La comunidad maker en España también está colaborando a través de este sitio web en el cual avisan desde el primer momento de que «un mal respirador o un respirador mal usado, puede matar», para luego ofrecer varios enlaces a grupos de Telegram con discusión sobre diseño y fabricación de ventiladores, así como enlaces a distintos repositorios de GitHub o a modelos disponibles en Thingiverse —con presencia de mascarillas protectoras como protagonistas— para imprimirlos en 3D.

Coronavirus Makers: no van por libre, son piña

Varios de estos grupos de trabajo han estado en contacto y recibido apoyo por parte asociaciones, empresas, fundaciones y/o personas individuales como FabLab León, Makespace Madrid, Tecnalia, Fundación Cotec, CovidWarriors, ITAINNOVA, MujeresTech, Arduino, Startupexplore, entre otras.

El Grupo Aspasia, entidad del sector formativo a nivel nacional, está colaborando con ellos proveyéndoles de una impresora 3D y cualquier otro tipo de material que necesiten para poder desarrollar la iniciativa.
Para coordinar esfuerzos por Comunidades Autónomas, el grupo ‘Coronavirus Makers’, ha creado un formulario donde las personas con impresoras 3D se están apuntando.
Leer más:

Si quieres colaborar con ellos, acércate a sus grupos de Telegram y pregunta cómo coordinarte. La puerta de entrada es:
https://www.coronavirusmakers.org/index.php/es/17-telegram

o directamente en Telegram en: https://t.me/coronavirus_makers

Como ellos mismos dicen en su web: “Si alguien te dice que viene en nuestro nombre y no puede nombrar a otras dos personas que estén colaborando, no pertenece. No vamos por libre,somos piña”

Grupos Makers internacionales

Por si es de vuestro interés, aquí se indican os enlaces telegram de algunos grupos internacionales de makers organizados contra el #COVID19 que publica en su web CorinaVirusMakers.
Ya sabemos que no son todos los que están ni están todos los que son, pero es un comienzo. Podéis ir viendo las actualizaciones sobre esto en CoronaVirusMakers

Alemania https://t.me/COVID19_MAKERS_ALEMANIA

  • Andorra https://t.me/CV19_FAB_ANDORRA_COM
  • Argentina https://t.me/COVID19MAKERSARGENTINA
  • Chile: https://t.me/covid19makerschile
  • Colombia: https://t.me/MakersColombia_Cv19
  • Costa Rica https://t.me/joinchat/LeOScxp4LIgkHasPrlfHUw
  • Cuba https://t.me/TresDePrintCuba
  • Ecuador https://t.me/joinchat/QpCdLhsSA2BfXw1IX5cwGA
  • Guatemala https://t.me/joinchat/QNt7IhgitFFqcGvcklMV4w
  • Italia (Sardegna) https://t.me/coronavirusmakers_sardegna
  • México https://t.me/coronavirus_makers_mexico
  • Panamá https://t.me/panama_makers
  • Paraguay https://t.me/joinchat/QiSUjBtITsbsuz7juehYwQ
  • Perú https://t.me/joinchat/QzCLHRR7nqq99jucbJbA7g
  • República Dominicana https://t.me/disenadoresayudemosRD
  • Reino Unido-United Kingdom https://t.me/joinchat/CO9QqRtN7lto9eYZWwMkhA
  • Suiza https://t.me/Swiss3DMakers
  • USA https://t.me/coronavirusmakersUSA
  • Venezuela https://t.me/fabricacionen3dvenezuela

Ingenieros andaluces: Respirador “made in Andalucía”

En apenas cuatro días médicos e ingenieros malagueños han creado el prototipo que podría salvar el gran obstáculo que ahora mismo representa la escasez de estos dispositivos ante una avalancha de contagios. Un respirador «made in Andalucía» que ve la luz en apenas unas horas y que tiene como punto de partida un diseño de hace 30 años del cirujano cardiovascular del Hospital Regional de Málaga Ignacio Díaz de Tuesta.

Cuando hacía su especialidad le retaron a crear un modelo para pacientes que no respondían a los respiradores convencionales y ahora se ha convertido en el mejor ejemplo del talento andaluz en medio de la difícil situación a la que nos ha abocado la crisis sanitaria.

A Díaz de Tuesta se le «encendió la lucecita» tras la orden del Ministro de Sanidad, Salvador Illa, de poner en conocimiento de las autoridades los equipamientos disponibles. Se puso en contacto con el equipo de investigación del hospital y en apenas unas horas ya estaba sentado frente a una pizarra con los ingenieros de la Universidad de Málaga, Víctor Muñoz y Carlos Pérez del Pulgar para desarrollar el prototipo. En 36 horas el proyecto «Málaga Respira» era una realidad.

Respirador made in andalucia

Según Díaz de Tuesta, se han empleado materiales que actualmente están disponibles fuera de la línea médica, que está colapsada. Uno de los ingenieros de la Universidad de Málaga, Víctor Muñoz, explica que han recurrido a elementos industriales de neumática, hidráulica y automatización, así como materiales que se utilizan en los sistemas de aire acondicionado.

Un fin de semana les basto para crear el diseño, hacer pruebas con un pulmón artificial, testarlo en un modelo animal y comprobar su eficacia. «Es un respirador para una situación de guerra, para cuando se agoten los convencionales y no haya posibilidad de acceder a ellos», explica a ABC el cirujano, que apunta que la simplicidad es «su gran ventaja».

Es una iniciativa altruista y científica, no comercial, y se compartirá para que cualquier equipo de España la pueda fabricar.

 

Si algun lector considera que incluyamos alguna otra inciativa, lo haremos encantados. Si hemos omitido a alguien, no ha sido de forma intencionada. Hay mucha infotrmación en este momento y es posible que no estén aquí todos los que son.

De todo esto, la conclusión es que ‘mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo'»
Cuando se moviliza la sociedad, sin nombres, sin marcas y sin banderas, esto funciona

Leave a Reply