La imagen de personas trabajando en una plataforma petrolífera en mitad de un mar embravecido me ha hecho reflexionar sobre cómo se pueden llegar a sentir y vivir durante meses de trabajo en esa situación, nos dice Milagros Guerrero Vaquero psicólogo y coach ejecutivo de Blog Human REC .
Algunos Ingenieros son desplazados periodos muy largos de sus domicilios, pasan tiempo sin compartir con sus familias las conversaciones cotidianas comiendo o viendo cualquier programa de televisión. Muchos están inmersos día tras día en trabajos de alto riesgo, algunos de estos ingenieros incluso en condiciones adversas climatológicas y se relacionan con las mismas personas durante semanas, con pocas posibilidades de aislarse a un lugar privado y conocido, sin las cosas que les tranquilizan. Es muy posible que un ingeniero pueda comenzar a reconocer que sufre un nivel de tensión que a veces le provoca sensaciones, emociones o conductas que le impiden pensar, sentir o actuar de forma eficaz.
Cuando esas situaciones desbordan la capacidad de control del ingeniero, a ese resultado negativo lo llamamos distrés, comúnmente llamado estrés; que a diferencia del estrés positivo, o eustrés, puede ser un buen dinamizador de la actividad. El estrés, nos afecta a todos, es una respuesta adaptativa y de supervivencia que moviliza la energía fisiológica y mental del organismo, y nos permite afrontar con más eficacia situaciones o estímulos estresantes a los que nos enfrentamos diariamente. Solo cuando hay un desajuste físico, emocional o conductual es cuando debemos poner foco en abordarlo y reconocer su presencia..
En ocasiones tenemos dificultades para dormir, concentrarnos, estamos tristes, demasiado nerviosos o ansiosos y la báscula marca un incremento de peso preocupante, o no podemos dejar de mordernos las uñas, movernos, o nos duele el estómago o la cabeza con excesiva frecuencia. Es en este momento cuando el cuerpo nos está enviando algunas señales  de alerta que hacen referencia al estrés. No todas las situaciones estresantes tienen una connotación negativa, existen momentos o demandas del medio de carácter en principio positivas que también pueden estresarnos.
Un divorcio puede ser tan estresante como una boda, y esta parece que está más vinculada con la felicidad y el bienestar que con algo nefasto, sin embargo conozco muchos novios muy alterados durante esos días de preparación de iglesias, flores, menús y a quien siento con quien, a quien invito y a quien no, o cómo le comunico esa decisión a mi madre o a mi suegro….. ¿entonces de que depende sufrir o no estrés?
En el caso concreto de los ingenieros , lo importante es tener en cuenta que el estrés no solo depende de los estímulos a los que puede estar sometido. Dos variables más entran en juego, la percepción que se realiza de esos estímulos o escenarios y las habilidades que el ingeniero tiene para gestionarlos.

Percepción:

Ya hemos comentado que no todas las situaciones que generan estrés son perniciosas pero para un Ingeniero, una promoción laboral puede vivirse de forma muy angustiosa o bien de forma muy gratificante al sentirse reconocido y tener la posibilidad de generar más ingresos… ¿qué es entonces lo que hace percibir como amenaza un estímulo o algunos acontecimiento y otros no?.
Dos elementos, las experiencias acumuladas sobre esos mismos acontecimientos por una parte, y por otra, las creencias y pensamientos asociados a ellos que se han aprendido a lo largo de la vida. En definitiva las valoraciones que se hacen de esa situación o estímulo van a determinar que la respuesta sea estresante o no.
El proceso cognitivo de valoración de la situación supone una estimación de las posibles consecuencias que pueden desencadenarse para el individuo. Si esas consecuencias las valoramos extremadamente negativas, mi respuesta así será. Si por el contrario mis valoraciones son de eficiencia y bienestar mi respuesta se orientará en esa dirección. (Lazarus y Folkman, 1986)
La importacia de contolar el estrés en los ingenieros

Habilidades:

Un ingeniero puede reconocer poseer un repertorio de habilidades capaces de abordar estímulos o escenarios con eficacia, no existen tampoco respuestas negativas ni de estrés porque se pone en marcha los recursos y destrezas de gestión adecuadas, por ejemplo a la hora de hablar en público y hacer una presentación de un proyecto delante de personas desconocidas, uno de los escenarios más temidos y estresantes para muchísimas personas. Pero si el ingeniero se ha entrenado y se reconoce hábil hablando, controla la voz, los gestos, las expresiones, sabe abordar las preguntas, generar un clima en el auditorio de interés y confianza, siente que domina el tema y ae tenido experiencias gratificantes; no siente ningún malestar ni evita hacerlo.
Entrenar habilidades, competencias y destrezas asociadas a situaciones probables a las que como ingeniero te vas a enfrentar, tejerán una red competencial que inhibirá las posibles respuestas negativas de tensión. Ahora que sabemos los por qués, te decimos cómo podemos gestionarlo

7 pasos altamente eficaces para el control de estrés en los Ingenieros

  1. Identifica aquello que estresa: Analiza y reflexiona cuales son tus focos, situaciones, estímulos o personas que lo desencadenan y cómo te afecta concretamente. Solo así podrás abordarlo.
  2. Desarrolla respuestas saludables: el ejercicio físico, la alimentación sana, la música, leer, estar con personas agradables,… menos café y menos refrescos con cafeína son frenos al estrés.
  3. Establece límites: En el trabajo y en la vida personal. Esto podría significar no consultar el mail desde casa por la tarde o no contestar al teléfono. Tambien advertir en casa que hay momentos que quiero hacer tal o cual cosa sin ser molestado.
  4. Tómate tiempo para descansar: Dormir lo suficiente, descansar y hacer paradas ayuda a tener mejor preparado el cerebro para nuevos acontecimientos.
  5. Aprende a relajarte: Cualquier técnica es válida, yoga, meditación…pero necesaria practicarla diariamente.
  6. Refuerza la red de apoyos: amigos, familia compañeros, cualquier refuerzo siempre mejora nuestra respuesta social y personal y nos sentimos acompañados y protegidos.
  7. Entrena y practica : Todo lo anterior mantenerlo de forma sistemática, para que cuando llegue el momento estar preparado para afrontarlo con eficacia.

Y ahora despues de leer esto, tomáte un tiempo para pensar, relajarte y si quieres saber más… puedes consultar “El ABC del estrés” Hugo Rostagno

Leave a Reply