En más de una ocasión nos hemos encontrado hablando acerca de diversos esfuerzos que las industrias de la actualidad llevan a cabo para combatir los perniciosos efectos de la contaminación.

En relación con ello y como ocurre frecuentemente, la ingeniería constituye una de las herramientas fundamentales para lograr estos objetivos. En este caso, hablaremos acerca de cómo, la asociación que ha tenido lugar entre el fabricante español de automóviles SEAT y Aqualia, la empresa de servicios de agua, ha dado lugar al surgimiento de una producción de un innovador biocombustible.

Ingeniería garantizando el futuro

http://www.esdiario.com/474386576/Como-convertir-aguas-residuales-en-combustible.html

Podemos mencionar más de un beneficio acerca de lo expuesto con anterioridad. Esta innovación en materia de ingeniería no sólo responde directamente a los desafíos y problemáticas medioambientales que tienen que ver con la contaminación a partir de CO2, sino que, además, a las problemáticas que surgen por la presencia de residuos en el agua.

Este nuevo desarrollo en la ingeniería permite convertir las aguas residuales en combustible sostenible. Este accionar, reduce hasta en un 80% las emisiones de CO2 (si se lo compara con la emisión de estos gases que realizan los automóviles que usan gasolina).

A partir de esta iniciativa, se lleva a cabo la reutilización útil de un recurso que es cada vez más escaso – como es el caso del agua – proporcionando a partir de él un nuevo tipo de energía alternativa. Con ello, se logra un nuevo mecanismo de lucha contra la severa contaminación que, en la actualidad, está llevando a las sociedades a restringir el tráfico automovilístico en las ciudades.

Resultados de esta nueva ingeniería

Si tuviésemos que enumerar en una lista los beneficios y ventajas que este nuevo desarrollo en ingeniería supone para nuestra sociedad y nuestro medio ambiente, podríamos hacerlo de la siguiente manera:

–          Podemos convertir el agua residual en biometano:

Esto, tiene lugar dentro de plantas de tratamiento, en donde se realiza un proceso de decantación física, separando el agua y el lodo, generando su conversión a gas mediante un procedimiento de fermentación. Luego, se realiza la purificación y el enriquecimiento de la sustancia, generando un nuevo biogás, que puede ser usado como combustible.

–          Podemos realizar extensos recorridos:

Se ha estimado que un automóvil que usa biocombustible obtenido del agua, puede recorrer hasta 5 millones de kilómetros. En relación con eso, se ha afirmado que este tipo de automóviles podría llegar a dar la “vuelta al mundo” unas cien veces.

–          Aprovechamos más el agua:

Hoy en día, con estos nuevos desarrollos en materia de ingeniería, España favorece el tratamiento de alrededor de 4.000 hectómetros cúbicos de agua residual, para su conversión a combustible alternativo.

–          Un desarrollo exponencial:

En la actualidad, una planta de tratamiento de tamaño medio, puede llegar a dar tratamiento a unos 10.000 metros cúbicos de agua por día, generando así alrededor de 1.000 metros cúbicos de biometano diarios, lo que alcanzaría para que unos 150 vehículos realizaran trayectos de unos 100 kilómetros.

1200px-Wonga_wetlands_sewage_plant

 https://es.wikipedia.org/wiki/Tratamiento_de_aguas_residuales

No deberá sorprendernos, en un futuro cercano, que gracias a la ingeniería podamos contar con un cada vez más sencillo acceso a este nuevo tipo de combustibles y energías alternativas, que no sólo nos brindan nuevas soluciones como sociedad sino que, además, ofrecen herramientas cada vez más eficaces para combatir la contaminación y el deterioro medioambiental.

Leave a Reply