Todas las personas usamos – o hemos usado alguna vez – gafas de sol en aquellos hermosos días de pleno sol. Sin embargo, ¿sabemos en realidad cómo actúan? Las gafas de sol protegen nuestra vista del impacto de los rayos UV, a través de interceptar una parte de la energía de la luz solar. La pregunta ahora es, ¿qué pasaría si pudiéramos aprovechar esa luz para dar lugar a electricidad?

La posibilidad de que esto tenga lugar ha comenzado a ser explorada hace poco tiempo, por un equipo de investigadores y especialistas en materia de tecnología, a cargo de Alexander Colsmann. Colsmann es jefe del Grupo de Sistemas Fotovoltaicos Orgánicos, perteneciente al Instituto de Tecnología de la Luz, el cual, a su vez, depende del Instituto Tecnológico de Karlsruhe de Alemania.

Los experimentos relatados tienen que ver con la utilización de células solares semitransparentes colocadas en gafas de sol. Se estudia que esto podría permitir energizar microprocesadores, como así también otros artefactos tecnológicos miniaturizados y cuyo consumo energético sea bajo. En pocos términos, se ha hablado de este tipo de tecnología como una pionera, en lo que se espera serán futuras aplicaciones móviles que se alimenten mediante energía solar.

Tecnología que marca un precedente

http://www.ranchera957.fm/2017/08/07/estas-gafas-generan-energia-solar/

Las células solares orgánicas se caracterizan particularmente por su flexibilidad, por ser ligeras y por ser transparentes. Al mismo tiempo, éstas pueden ser fabricadas en colores y en formas absolutamente arbitrarios. Son estas características las que hacen que, las mismas, puedan ser utilizadas y aplicadas a tecnologías y aplicaciones que no podrían efectuarse a partir del uso de células solares de silicio convencionales.

Con el objetivo de desarrollar una tecnología que permita dar lugar a una nueva fuente energética móvil, el equipo de especialistas a cargo de Alexander Colsmann ha presentado unas gafas fabricadas con células solares semitransparentes de color, que fueron aplicadas sobre los lentes. La característica fundamental de estas células, es que han logrado alimentar un microprocesador y dos pequeñas pantallas con energía eléctrica generada.

Estas gafas han sido consideradas como las primeras gafas de sol “inteligentes”. Las mismas, emplean electricidad para poder medir y mostrar a su vez la intensidad de la iluminación proveniente del sol, como así también la temperatura en el ambiente. Esto, lo llevan a cabo utilizando electricidad que consiguen a partir de la luz.

Otra de las características que debemos mencionar, tiene que ver con que las lentes formuladas con células solares son encajadas a la perfección sobre monturas comunes y comerciales. Al mismo tiempo, el grosor de dichas lentes es de aproximadamente unos 1,6 milímetros, teniendo un peso de 6 gramos, exactamente igual que en el caso de las lentes de las gafas de sol tradicionales.

El futuro de las gafas de sol

Como hemos podido ver con anterioridad, estas nuevas gafas de sol “inteligentes” han permitido sentar un precedente en materia de tecnología para la creación de nuevas fuentes de energía que, se estima, serán capaces de dar lugar a muchas nuevas y mayores aplicaciones que se alimenten de la luz del sol.

Leave a Reply