Zach Klein nos adelantaba algo que es fundamental retomar si queremos reflexionar acerca del futuro laboral y de cómo las nuevas y próximas generaciones se integrarán a él. Decía:

“Mi pasión original por Internet resultó ser muy valiosa para la economía una década después”. Asimismo, agrega: “Es difícil predecir qué habilidades serán más valiosas en el futuro. Y todavía más complicado dar con la conexión entre los intereses de los niños y esas habilidades”.

Klein se había interesado fuertemente por los medios digitales desde la infancia. Sin embargo, el trascurso de la escolaridad formal lo llevó a relegar su pasión para adaptarse a actividades un tanto más “normales” para los niños de su edad. Sin embargo, la adultez llevaría a Klein a usar sus habilidades para crear Vimeo, su propia compañía de videos, que sería vendida unos años después bajo una cifra millonaria.

De esto podemos destacar que, en su caso, el interés por la tecnología desde la infancia le brindó herramientas a Klein para poder dar con lo que sería una herramienta laboral de gran injerencia. Además, podemos comprender su punto: la tecnología avanza a pasos exponenciales con el paso del tiempo. Por esto, resulta prácticamente imposible adivinar qué tecnologías estarán disponibles en el futuro y la influencia que éstas tendrán en el mercado laboral. En relación con ello, se plantea la pregunta: ¿cómo preparamos a los niños para un futuro laboral que, quizá, aún no existe?

http://archivo.de10.com.mx/cultura-digital/2013/los-beneficios-de-la-tecnologia-en-los-ninos-del-futuro-16716.html

Aprender a usar una tecnología… que aún no existe

Cathy Davidson, experta en educación, ha afirmado que alrededor del 65% de los niños de la actualidad acabarán trabajando en algo que aún no ha sido inventado. Por su parte, Dell, el reconocido fabricante estadounidense, asegura también que algo cerca del 85% de los empleos a los que se aspirarán hacia el año 2030, no existen tampoco en la actualidad.

Por su parte, debemos decir también que es tal el avance que la tecnología ha tenido en los últimos años, que nos resulta un tanto difícil hacer retrospección y pensar trabajos actuales que, quizá, hubieran sido impensados una o dos décadas atrás. Uno de los ejemplos más emblemáticos, es el que tiene que ver con el trabajo y la formación en Community Manager. En la actualidad, podría decirse que se trata de un trabajo que se ha instalado fuertemente en nuestra sociedad. Sin embargo, se trata de una profesión reciente, dado que la omnipresencia de las redes sociales (su objeto fundamental) es, en realidad, un tanto reciente.

Existen ya algunas instituciones de educación que enseñan contenidos “fuera de lo común”. Ejemplo de dichos contenidos son la cartografía, los efectos especiales, la navegación aplicada a juegos, el prototipado rápido, el desarrollo web, la creación de simulaciones, entre otras. Sin embargo, podríamos pensar que se trata de contenidos basados en experiencias que han sentado ya algún tipo de precedente en cuanto al uso y la explotación de la tecnología actual.

Una nueva tecnología, nuevos protagonistas

Hay tendencias en materia de tecnología que ya se han estado asomando y han comenzado a marcar tendencia en la agenda al respecto. En este plano, podemos mencionar la robótica, la realidad virtual y la inteligencia artificial, entre otras. Si bien en su mayoría resultan recientes, son campos que, con el paso del tiempo, se amplían y van generando nuevos espacios que, claro, deberán ser ocupados por alguien.

https://www.emaze.com/@ATFLFFCI/Ni%C3%B1os-y-Tecnolog%C3%ADa

En relación con lo mencionado con anterioridad, la expansión en el campo de la tecnología necesitará de perfiles que sean capaces de enfrentarse a cuestiones inherentes a las temáticas, que, en su mayoría, no se han presentado aún. En este sentido, podemos decir que comenzar progresivamente a desarrollar algunas de las habilidades requeridas para este campo en los niños, desde la infancia, favoreciendo sus aventuras tecnológicas y su deseo de indagación e investigación, puede resultar fundamental para que, éstos, se interesen en estas materias en un futuro que los necesitará. Por ello, algunos especialistas aseguran que, tal vez, no es tan mala idea que los niños y las niñas actuales pasen tiempo con sus tabletas o con sus dispositivos móviles, ya que se trata de estímulos tecnológicos que posiblemente favorezcan su interés posterior por dichos ámbitos.

Leave a Reply