Con el paso de los años, hemos visto desarrollarse avances exponenciales en materia de tecnología para los servicios de transporte. Es por esto que cada vez podemos encontrarnos con mayores niveles de digitalización, entre otros avances, que garantizan mejoras significativas tanto en los modos de funcionar de estos, como también en la seguridad que los mismos tienen para ofrecer a sus pasajeros.

Sin embargo, hay ciertas cuestiones que aún escapan a las posibilidades tecnológicas y que representan verdaderos riesgos para quienes viajan en estos servicios. Esto se puede observar mayormente en lo que refiere a los aviones y su relación con las condiciones climáticas.

Hoy, la tecnología vuelve a resaltar para ofrecernos mayor seguridad en nuestros viajes en las aerolíneas, resolviendo uno de los mayores riesgos y problemas que se puede llegar a encontrar cuando de volar se trata: la presencia de hielo.

Avances en tecnología que hacen que el hielo deje de ser un problema

De las distintas problemáticas relacionadas a la meteorología que pueden significar un problema para los vuelos, la formación de hielo es una de las más complejas. Esto se debe a que es una de las condiciones que mayores riesgos de seguridad puede traer para los viajes en el aire.

Si bien es cierto que los profesionales tienden a recomendar que se evite transitar por zonas en las que existe un cierto margen de riesgo de formación de hielo, la predicción de este tiende todavía a ser muy compleja. Por esto, aún recomendando que no se pase por determinadas partes en un trayecto, eso no es todavía garantía suficiente de que no se puedan sufrir riesgos y problemas.

http://www.leonoticias.com/universidad/investigadores-logran-predecir-20180130115747-nt.html

Es en función de esta problemática que tiene lugar el desarrollo del proyecto SAFEFLIGHT. En este proyecto, investigadores pertenecientes a la Universidad Complutense de Madrid, a la Universidad de León y a la Universidad de Valladolid están llevando a cabo desarrollos de modelos numéricos con el objetivo fundamental de poder predecir dichas situaciones meteorológicas. Se trata de poder advertir con tiempo a los pilotos acerca de los sitios en los que realmente va a tener lugar la formación de hielo, para que éstos puedan evitarlos sin tener que llevar a cabo maniobras de riesgo y pudiendo garantizar que no tendrán problemas de esta índole durante el recorrido por sitios habilitados.

En relación con esto, uno de los coordinadores del Proyecto, José Luis Sánchez Gómez, sostuvo:

“La idea es mejorar la seguridad aeronáutica ante estas situaciones meteorológicas que pueden generar problemas” […] “Afortunadamente estos accidentes son infrecuentes y cuando suceden es difícil dilucidar si la causa ha sido la carga de hielo, ya que al caer se derrite. Pero cuando no se encuentra una causa mecánica y sí se han producido una serie de condicionantes meteorológicos, se sospecha que así ha sido.”

La predicción de hielo es posible con estos desarrollos en tecnología

En relación con lo mencionado con anterioridad, este Proyecto apunta a construir modelos de tecnología que sean capaces de simular la atmósfera, para evaluar cuales son las zonas de riesgo para los aviones.

Por otra parte, se trata de la continuación de dos proyectos previos, que han sido conocidos con los nombres de Meteorisk y Ecoagua. Los mismos, consistieron en la tarea de llevar a cabo diferentes vuelos científicos en los cuales se apuntó a descubrir cuáles fueron las nubes capaces de originar agua subfundida. Con esos proyectos, se lograron obtener datos que hoy se encuentran en proceso de ser refinados para poder acentuar los resultados.

Por si fuera poco, los diferentes investigadores y especialistas en materia de tecnología que están llevando a cabo estos proyectos e investigaciones se encuentran trabajando en conjunto con diferentes empresas y centros de investigación. El objetivo fundamental de esto consiste en el desarrollo de un proyecto europeo para conseguir materiales que sean capaces de desprender el hielo con mucha mayor rapidez y facilidad. De esa manera, se evitaría que el hielo que haya llegado a generar contacto con un avión pueda acumularse y traer los problemas que de eso se derivan.

 

Leave a Reply