La niebla es una de las grandes problemáticas cuando de accidentes de tránsito se trata. De hecho, se considera que es uno de los principales factores ambientales para producirlos, llegando en algunos casos a generarse choques de gravedad. Esto se debe, fundamentalmente, a que no hay todavía automóvil que se encuentre correctamente preparado para combatir aquellas condiciones de niebla gruesa, impenetrable para la vista natural humana. Por esto, un nuevo avance en materia de tecnología apunta a resolver este problema y, con ello, reducir considerablemente la incidencia de este factor ambiental en los accidentes de tránsito.

¿Se pueden salvar vidas con tecnología?

A lo largo de la historia nos hemos encontrado con infinidad de avances en tecnología que se han destinado a diferentes áreas de la vida social. Esto fue lo que ha provocado que se logren importantes mejoras en los sistemas de salud, en el funcionamiento de las empresas y de las organizaciones, en las construcciones de viviendas, entre otros.

Ahora, estos avances en tecnología van dirigidos especialmente a salvaguardar la integridad física de las personas que conducen o que circulan por las calles, especialmente a lo largo de los días de niebla. La solución obtenida al respecto consiste en un sistema que lo que hace es generar imágenes concretas acerca de aquellos objetos que en una situación determinada se encuentran envueltos en una neblina tan gruesa que no puede ser atravesada por la vista humana.

http://www.ideaseinventos.es/2018/03/28/mit-desarrolla-sistema-para-que-los-coches-autonomos-vean-en-la-niebla/

Algo que se debe tener en cuenta en este sentido tiene que ver con que esta condición climática que dificulta el manejo de vehículos, también es uno de los principales obstáculos cuando se piensa en crear sistemas de control autónomo, con luz visible.

El desarrollo mencionado ha tenido lugar en el interior del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Fue obra del equipo liderado por Guy Satat, acompañado por Ramesh Raskar y Matthew Tancik, en Cambridge, Estados Unidos.

Cabe mencionar que estos especialistas e investigadores en materia de tecnología han puesto ya en práctica el sistema mencionado. Para poder comprobar su efectividad, a lo largo de los últimos experimentos generaron una niebla gruesa artificial, que pudiera asimilarse a la natural. Especialmente se buscó que fuera una niebla lo suficientemente densa, que no pudiese llegar a ser penetrada normalmente por la vista humana. Una vez logrado esto, se pudo observar que el sistema es capaz de resolver imágenes de los objetos envueltos en la misma, midiendo además su profundidad, en un rango que alcanza los 57 centímetros.

¿Una tecnología que resuelve los accidentes de tránsito?

Si bien es cierto que 57 centímetros es una distancia relativamente corta, también vale la pena mencionar que la niebla que fue creada por estos especialistas es en realidad un tanto más densa que la más gruesa que puede llegar a producirse de forma natural. Por esto, se estima que con este sistema, en condiciones naturales, la visibilidad puede llegar a ser de 30 a 50 metros de distancia.

Lo que se resalta especialmente de esta cuestión tiene que ver con que, en general, este tipo de sistemas artificiales tienden a presentar menores resultados que la vista humana natural. En este caso la situación se revierte, pudiendo generar mucha mayor visibilidad que lo que podría llegar a alcanzar la visión de las personas. Por eso, se considera que se trata de un muy importante avance en materia de tecnología que podría llegar a resolver una de las más importantes problemáticas de tránsito que se da en la actualidad.

Se esperan nuevos avances en esta materia, para dar cuenta de las posibilidades que se pueden llegar a alcanzar con estas innovaciones.

 

Leave a Reply