La fotografía ha ido viviendo diferentes cambios con el paso del tiempo. Hoy en día, miramos una foto de hace 50 años atrás y puede parecernos una reliquia, prácticamente imposible de reproducir. Pero ahora se viene otra revolución, una revolución sostenida por la tecnología, que promete sorprender.

Avances en tecnología que cambiarían la fotografía radicalmente

Los desarrollos de los que hablamos están teniendo origen en la Escuela Henry Samueli de Ciencias Aplicadas e Ingeniería. Siendo dependiente de la Universidad de California, el equipo a cargo de estas innovaciones responde a la investigadora e ingeniera Mona Jarrahi.

http://newsroom.ucla.edu/releases/ucla-electrical-engineering-professor-named-an-inaugural-moore-inventor-fellow

Esta gran innovación en materia de tecnología de la que hablamos consiste, básicamente, en el surgimiento de un nuevo modelo y estilo de fotodetector. Este, se caracterizaría especialmente por poder entrar en funcionamiento con más tipos de luz que los actuales, incluso que aquellos más avanzados. Pero además, las condiciones de visualización de estos nuevos dispositivos serían fuertemente superiores a las que se conocen en la actualidad en los equipos de mayor calibre.

Tres son los factores que condicionan el funcionamiento y la versatilidad que pueden alcanzar los fotodetectores. Por un lado, encontramos la sensibilidad que pueden alcanzar en los espacios con baja luz. En segunda instancia se destaca la velocidad de acción y funcionamiento que pueden tener. Y, finalmente, se debe hablar como condicionamiento de la parte del espectro electromagnético estos aparatos son capaces de detectar eficazmente.

Hasta ahora, en la historia de la fotografía podemos encontrar un elemento común. Cada vez que la tecnología ha logrado mejorar sustancialmente a uno de estos tres factores, otro disminuye su capacidad y su funcionamiento. Esto es justamente lo que el equipo de Jarrahi intenta evitar.

Eficacia y rendimiento

Lo primero que se debe destacar necesariamente acerca de los avances en tecnología para las cámaras fotográficas de los especialistas mencionados, es que han logrado desarrollar mejoras representativas en todos y cada uno de esos tres factores. Su procesamiento de las imágenes resulta mucho más rápido. Su sensibilidad ante la falta de luz es considerablemente superior. Y, finalmente, se trata de un tipo de dispositivo que es capaz de operar sin problemas en un muy amplio rango de luz.

Si bien todavía se debe seguir avanzando en esta nueva tecnología, se considera que este nuevo fotodetector aprovecha de mejor manera todas las propiedades del grafeno. Es este un material muy eficaz para la detección de fotones, debido a que es capaz de absorber una gran cantidad de energía de un muy alto margen de espectro electromagnético.

Lo mucho que esta innovación en tecnología fotográfica pueda cambiar el modo en que concebimos la fotografía en la actualidad está por verse. Pero los especialistas son optimistas.

Leave a Reply