Las ciudades crecen a pasos exponenciales y, con ellas, el nivel de tránsito en sus calles. Este fenómeno se repite de igual manera en muchas grandes ciudades a lo largo de todo el mundo. Dicho crecimiento, claro está, trae una serie de consecuencias, tanto positivas como negativas. En el caso de las negativas, una de las más destacables y que está trayendo consigo fuertes preocupaciones tiene que ver con los accidentes. Los accidentes de tránsito son cada vez más frecuentes en las grandes ciudades. Para dar respuesta a esto, especialistas en ingeniería idean un sistema que logra aumentar la velocidad de atención en  emergencias.

Mejorar la asistencia en emergencias de tránsito con ingeniería

Fueron especialistas en ingeniería e investigadores pertenecientes a la Universidad de Granada y a la Universitat Politécnica de Valencia los que idearon este sistema. El objetivo fundamental del mismo es poder reducir considerablemente el período de tiempo que los servicios de salud y de emergencias demoran en llegar a los sitios en los que los accidentes de tránsito acaban de producirse.

https://economia3.com/2018/07/31/153391-un-nuevo-sistema-reduce-el-tiempo-de-respuesta-de-los-servicios-de-emergencia/

El motivo esencial que impulsa estos desarrollos tiene que ver con una comprensión de la diferencia de oportunidades que una asistencia inmediata puede brindar. Se estima que podrían salvarse muchas vidas si los servicios pudiesen llegar mucho más rápido a los lugares de los hechos, accionando antes de que los casos más graves ya no tengan solución.

El sistema planteado, entonces, por estos especialistas en ingeniería e investigadores, consiste en la redirección del tráfico con dirección a rutas alternativas. Esto permitiría liberar los espacios que los servicios de emergencia (ambulancias, bomberos y policía) necesitan para llegar a los lugares de los hechos. Se trata de favorecer un paso prioritario para estos servicios en los casos en que sea necesario. Es un sistema que se planteó para su funcionamiento en las grandes ciudades, donde los accidentes de tránsito son frecuentes y el tiempo que los servicios demoran se extiende debido a la cantidad de vehículos en circulación.

Más velocidad, más oportunidades

Para poder generar esta reorganización en el tráfico dentro de las ciudades, el dispositivo pone en práctica una red definida por software, en la que se articulan redes de sensores diferentes. De esta manera, se establece un control sobre los semáforos y los paneles informativos.

Para lograr que estos cambios en ingeniería funcionen, Jaime Lloret explica:

“[…] es necesario integrar el sistema en una ciudad inteligente, ya que opera directamente con estos elementos -semáforos, cámaras de tráfico, etc. Cada uno es un nodo de la red; nuestro sistema permitiría actuar directamente sobre ellos, reordenando el tráfico de la forma más eficiente posible, para que los de emergencia lleguen lo antes posible”.

Para optimizar estos resultados, los especialistas en ingeniería e investigadores que conforman este proyecto han generado un protocolo especial. Este, establece modos de comunicación entre los servicios de emergencias y los nodos de la ciudad. Y, para completar el funcionamiento al que se apuesta, el sistema cuenta con una serie de algoritmos que son los que se encargan de trazar la ruta más rápida que los servicios de emergencias pueden tomar para llegar a los sitios implicados, favoreciendo además que puedan evitar pasar por zonas complicadas.

 

Leave a Reply