Cada vez que algo deja de funcionar o que no tiene el desempeño que hubiésemos esperado desde un principio, solemos preguntarnos: ¿qué es lo que le pasa a este aparato? Bueno, próximamente es muy probable que ya no tengamos que hacernos más esa pregunta. Ello se debe a que estamos llegando, gracias a la ingeniería, a la era en la que los propios aparatos van a saber definir cuál es el problema.

Todo lo que necesitamos saber, la ingeniería nos lo cuenta

Son cada vez más las aplicaciones y electrodomésticos que ponen en práctica los mecanismos de la Industria 4.0. Esta, se basa fundamentalmente en cuestiones relacionadas a la administración y la gestión eficiente de energía y funcionamiento.
En otros términos, puede decirse que los electrodomésticos están llegando cada vez más al punto máximo de sus objetivos. Si desde su surgimiento se los pensó con fines de facilitar las tareas domésticas de las personas, esto se logra con cada vez más eficacia, más seguridad y menos esfuerzo por parte de quienes los utilizan. En este sentido, podemos hablar de frigoríficos que son capaces de regular sus propias temperaturas, como así también adivinar cuáles son los alimentos que faltan en su interior en un momento dado.
Estos avances que pueden sorprendernos, igualmente son superados por otros que se instalan en la vanguardia tecnológica. Si hay frigoríficos capaces de regular sus propias temperaturas, también los habrá con la posibilidad de auto-diagnosticarse en caso de que se presente algún problema y, además, saber prever que no sucedan en el futuro.

tv-2872705_960_720

Ingeniería sin límites

Este desarrollo que pudiese parecer increíble, está siendo asentado en sus bases por un grupo de investigación perteneciente al Departamento de Ingeniería Electrónica y de Computadores. Es compuesto por Ricardo Medina, Eduardo Cañete, Manuel Alonso, Antonio Moreno y Aurora Gil.
Para sentar las bases de estos avances, el equipo lleva a cabo el diseño de un sensor de bajo costo, orientado a medir la calidad de la corriente en todos los electrodomésticos conectados. Al circuito integrado ya existente en el mercado de este sensor, se le añadió circuitería auxiliar para la adopción de corriente y ondas de tensión.
Se destacan dos beneficios fundamentales acerca de este desarrollo, además de los controles y mediciones que ofrece para los electrodomésticos. Por un lado, el hecho de ser de bajo costo hace posible que las marcas dedicadas a estos equipos lo incorporen directamente en un futuro en cada uno de ellos. Por otro, ofrece un sistema de subida automática a la nube para resguardo de la información obtenida y para garantizar el fácil acceso a la misma en todo momento en que sea necesario.
Se estima que este proyecto está sentando las bases para los electrodomésticos del futuro. Donde cada equipo pueda auto-regularse y auto-diagnosticarse cada vez que se presente un problema.

 

Leave a Reply