Desde hace mucho tiempo escuchamos hablar de lo que será el automóvil del futuro. Hace un tiempo atrás, los automóviles como los conocemos en la actualidad eran prácticamente impensables. Pero la tecnología avanza a pasos agigantados. Hoy, el automóvil del futuro toma una nueva cara.

Tecnología, robótica y automovilismo

 

Fue el cofundador de Tesla, Elon Musk, quien se ha atrevido a asegurar que, hacia el verano de 2020, podremos ser parte de la presentación de taxis robóticos; es decir, sin conductor. Se trata de una innovación sustancial para el desarrollo que vendrá de la mano de Tesla. La empresa, según los dichos de Musk, pondrá en circulación cerca de un millón de taxis sin conductor, o “robotaxis”.

Aunque no nos enteremos, todos los años se logran importantes avances en materia de tecnología y de ingeniería para el automovilismo y la construcción de automóviles. Muchos, se encaminan a aumentar la seguridad de las personas en los espacios de circulación, como las carreteras. También se han buscado nuevas formas de garantizar el entretenimiento de los pasajeros en las rutas.

img_smoreno_20160401-133825_imagenes_lv_terceros_tesla_model_3-kxi-U411140657825hgC-992x558@LaVanguardia-Web

https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20161020/411140657825/tesla-coches-autonomos-model-3-model-x-model-s.html

El futuro del automóvil

 

El coche proyectado por Tesla, según aseguran, será receptor y emisor de información. Los coches podrán estar conectados entre sí, ofreciendo información suficiente para poder evitar las colisiones entre los diferentes vehículos. En este sentido, uno de los investigadores principales del grupo Wireless Networks, Vilajosana, sostiene que:

“Hay muchas marcas que están trabajando con un mecanismo de evitación anticipada y colaborativa de colisión (anticipated collaborative collision avoidance, ACCA), que detendrá automáticamente el coche cuando, por ejemplo, detecte riesgo de choque de coches en cadena. Será capaz de detectar en una curva sin visibilidad si dos coches más adelante hay un vehículo parado”.

Además de evitar las colisiones, la idea de que los coches puedan estar conectados entre sí es que sean capaces de conducirse por sí mismos. En este aspecto, se estipula que antes de que se puedan lograr coches autotripulados, se pasará por distintos grados de autonomía. Estos irán desde la conducción asistida hasta un tipo de conducción en el que los seres humanos podrán realizar diferentes actividades -como mirar una película- mientras el vehículo los lleva a los sitios a los que necesitan llegar.

Los coches requerirán de un apoyo para poder realizar la conducción correctamente. Para ello, se planea un asistente que cambie al coche de carril o lo enderece en caso de que sea necesario.

Vilajosana explica:

“Actualmente se está trabajando en varias tecnologías para lograr la máxima seguridad vial (…) El coche estará conectado a estaciones de telefonía o a dispositivos ubicados junto a la autopista (roadsite units) y tendrá conexión a internet en tiempo real. Habrá una conectividad tan masiva y rápida que el coche tendrá información de las condiciones de la vía y de las accciones que llevan a cabo otros vehículos en tiempo real. Todos los sensores que llevará detectarán obstáculos tanto dentro como fuera de la carretera y advertirán de condiciones adversas como hielo, baches o acciones imprevistas con frenadas bruscas algún centenar de metros más adelante”.

Leave a Reply