Científicos y especialistas en tecnología del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) han desarrollado una muy interesante investigación. A partir de ella, han logrado convertir las estructuras moleculares propias de las proteínas en sonidos audibles, que se asemejan a pasajes musicales clásicos. Los resultados de estos estudios han sido publicados recientemente en la revista ACS Nano.

Tecnología que supera todos los límites de lo imaginable

 

Uno de los autores de este estudio es el ingeniero químico Francisco Martín-Martínez, de origen español el método aplicado se basa en inteligencia artificial. Esto permite invertir el proceso e introducir a partir de allí determinadas variaciones en la música, para así poder convertirla en nuevas proteínas, que se ha demostrado que no tienen existencia real en la naturaleza, como sí otras.

Según un comunicado emitido por el MIT:

“El método proporciona una forma sistemática de traducir la secuencia de aminoácidos de una proteína en una secuencia musical, utilizando las propiedades físicas de las moléculas para determinar los sonidos (…) Los tonos y sus relaciones se basan en las frecuencias vibratorias reales de cada molécula de aminoácidos en sí, calculadas usando teorías de química cuántica”.

El sistema propuesto ha logrado traducir los 20 tipos de aminoácidos en una escala de 20 tonos. Se trata de los bloques que se unen en cadenas para así poder dar forma a todas las proteínas.

Esta escala puede llegar a ser poco conocida para las personas que están acostumbradas a la música occidental. En este sentido, los oyentes pueden reconocer con facilidad las relaciones y las diferencias luego de haberse familiarizado correctamente con los sonidos.

Logran-convertir-proteinas-en-musica-y-viceversa

https://www.agenciasinc.es/Noticias/Logran-convertir-proteinas-en-musica-y-viceversa

Comprensión y estímulo sonoro

 

El líder del trabajo de MIT, MarKus Buehler, sostiene que luego de escuchar las melodías resultantes de este trabajo logra ser capaz posteriormente de distinguir diversas secuencias de aminoácidos que se corresponden con proteínas con funciones estructurales específicas.

La idea fundamental de los autores de este proyecto es poder alcanzar una mejor comprensión de las proteínas y de su amplia gama de variaciones posibles. Son biomoléculas que constituyen el material estructural de la piel, de los músculos y de los huesos. Pero, además de esto, son enzimas, interruptores moleculares, sustancias químicas de señalización y una gran cantidad y diversidad de otros materiales funcionales que conforman maquinaria de la totalidad de los seres vivos. Incluyendo la forma en que se doblan en las formas que determinan sus funciones, sus estructuras son extremadamente complejas. En este sentido, Buehler sostiene que:

“No sabemos qué hace que una proteína de la seda sea una proteína de la seda o qué patrones reflejan las funciones que se encuentran en una enzima. No sabemos el código”.

Leave a Reply