¡Los escenarios japoneses tienen ahora una nueva estrella! Es una mujer, joven, bella, de cabello moreno, ojos oscuros y que jamás ha olvidado sus líneas del guión… Su nombre es Geminoid F ¡y es un robot!

El 2010, fue el año en que hizo su aparición en Japón una de las invenciones más asombrosas de la ingeniería moderna: una robot humanoide cuyo aspecto humano es tan perfecto, que fácilmente podría ser confundida con una mujer real.

 

Geminoid nace de manos de su creador, Hiroshi Ishiguro, quien ya había saltado a la fama tras crear una réplica robot de sí mismo en el año 2007, llamado Geminoid HI-1. Ishiguro es un investigador japonés de los Laboratorios de Inteligencia, Robótica y Comunicación ATR y profesor en la Universidad de Osaka.

¡Un salto en la ingeniería y otro en la actuación!

Geminoid F fue especialmente diseñada para cumplir la función de actriz, la que desempeña de excelente manera. Su cuerpo está constituido por un esqueleto metálico articulado, cubierto por goma y silicona, lo cual le da un aspecto muy similar al de la piel. Ya que no puede caminar, aparece constantemente en silla de ruedas y es manejada a control remoto. No sólo eso, sino que además es capaz de hablar y de reproducir más de 65 expresiones humanas. Ishiguro ha logrado, a su vez, a través de un sistema de ingeniería avanzada, reducir la cantidad de motores necesarios para generar estas gesticulaciones; de 50, logró llevarlo a un total final de tan sólo 12 motores.

Geminoid F, no sólo se convirtió en una de las novedades en materia tecnológica y de ingeniería más increíbles de los últimos tiempos, sino que también ha logrado elevarse como una de las estrellas teatrales más significativas de los escenarios japoneses, generando repercusiones a nivel mundial por ser el primer robot humanoide en protagonizar una película.

En el mes de noviembre de 2015, Japón sorprendió al mundo entero con el estreno de la primera película protagonizada por un androide. La película se llamó “Sayōnara” (que en japonés significa “Adiós”). Este film, en el que Geminoid F interpreta el personaje de “Leona”, cuenta la historia de una chica de sólo 18 años que viaja a una ciudad costera de Japón para visitar a su tía y a quien esta situación le traerá a la mente una larga serie de recuerdos. Se trata de una película que busca generar un efecto muy emotivo en sus espectadores, con una trama íntima y de mucha sensibilidad.

La historia de la película trascurre en un escenario postnuclear, en el que “Leona” se dedicará a ayudar a una mujer humana, “Tanya”, quien padece de una grave enfermedad que puede ser provocada por la radiación.

El proyecto de la película fue llevado a cabo por el dramaturgo Oriza Hirata y el realizador nipón Koji Fukada y se estrenó por primera vez en el Festival Internacional de Cine de Tokio (TIFF), donde se estrenó a fines de Noviembre de 2015.

Muchos profesionales del ámbito de la actuación afirman que, si bien no se espera remplazar por androides como este a los actores humanos reales, la creación de Hiroshi Ishiguro representa la máxima perfección en este rubro. Esto es porque se trata de un ser programado que jamás podrá “olvidar” sus líneas y que no se ve atravesado ni afectado por las condiciones del día a día, que en cambio sí podrían influir en los seres humanos y en su ejercicio actoral.

 

En ese año 2015, Ishiguro recibió el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Japón por sus increíbles avances en materia de ingeniería y algunos de sus androides son expuestos en el museo Miraikan en Daiba, Tokio.

Y ahora, ¿qué sigue?

Geminoid F es una de las tantas pruebas de que, en los últimos años, la ingeniería ha alcanzado estándares inimaginables. ¿Qué otras fascinantes sorpresas nos deparará en adelante el futuro de la ciencia y la tecnología? Es algo que iremos descubriendo juntos.

Leave a Reply