¿Alguna vez te has imaginado que una idea antigua podría llegar a convertirse en la nueva y, tal vez, más brillante solución para la gestión sustentable de las energías renovables?

Una invención sustentable (e histórica)

El aire comprimido ha sido utilizado durante ya varios siglos, debido a su gran capacidad para transmitir energía en forma de presión. Desde inicios de la Revolución Industrial, ya se aprovechaba el aire comprimido, especialmente luego de la introducción de la neumática en las maquinarias de la época.

Recién para, aproximadamente, inicios del siglo XX, podríamos empezar a hablar de producción eléctrica a partir del almacenamiento de aire comprimido. La idea consistía en el almacenamiento del aire comprimido en los momentos en los que hay exceso de energía, extrayéndole luego cuando sea necesario para producir energía en los momentos en que ésta falte. Finalmente, en el año 1978, pudo conocerse la primera planta de generación eléctrica a través de almacenar aire comprimido. Esta se encontraba en Alemania.

El experimento, en sí, consistía en lo siguiente: se aprovechan los valles de la demanda eléctrica, desviando la producción que resulte sobrante hacia una central de compresión de aire. A continuación, se lo introduce en una especie de caverna subterránea especial. Luego, pueden ocurrir dos cosas: que la demanda vuelva a crecer o que la caverna alcance su capacidad máxima. Si una de estas dos opciones ocurre, se modifica el sentido del flujo extrayendo el aire comprimido y usándolo, así, para generar energía eléctrica.

En aquel momento, la ingeniería se encontraba frente a ciertas dificultades que obstaculizaban el óptimo funcionamiento de este procedimiento. La más significativa de estas dificultades, consistía en la termodinámica del ciclo, ya que, al comprimir gas, éste se calienta (al revés de lo que ocurre si se lo expande). Sin embargo, para lograr extraer trabajo de expansión, resulta indispensable aplicar ciertos niveles de calor.

Durante los últimos años, se han estado investigando distintos métodos para solucionar los problemas que se presentaban sobre aquella época. Algunas de las soluciones planteadas en tiempos recientes, proponen la utilización de sales u otro tipo de sólidos, para poder quitarle el calor al aire al momento de buscar la compresión y retribuírselo al momento de la expansión.

De ahora en adelante, ¿cómo seguimos?

Actualmente, los profesionales de la ingeniería se encuentran en proceso de investigación, para el empleo de mecanismos de almacenamiento término (como podrían ser las soluciones salinas de las centrales de concentración de ondas solares, así como la re-utilización de residuos provenientes de la construcción). Estos métodos, apuntan a favorecer el carácter sustentable y renovable de este método de almacenamiento de energía, priorizando evitar el uso de combustibles fósiles que son perjudiciales para el Medio Ambiente.

Como objetivo principal, estos experimentos están orientados a lograr implementar un sistema de almacenamiento de energía en aire comprimido, combinado con parques eólicos, de modo de poder aumentar la eficiencia de estas instalaciones con, a su vez, un mejor aprovechamiento de su producción nocturna.

_87021492_gettyimages-482862151

www.miningpress.com/club/291158/como-almacenar-energia-eolica-y-solar

 

La legislación energética que se encuentra vigente en este momento, establece que la producción eólica nocturna debe ser desperdiciada, debido a que es el momento del día en que cae considerablemente la demanda de este tipo de energía. Esto representa una importante pérdida en cuanto al rendimiento económico. Es por esto, que el almacenamiento energético acaba siendo una necesidad imperiosa para evitar el derroche de energía y la posterior pérdida económica.

Hoy en día, la ingeniería apunta a favorecer el aprovechamiento de nuestros recursos naturales. Si bien queda aún mucho por investigar en esta materia, el almacenamiento de aire comprimido es ya una realidad, sobre la base de la cual se debe construir de aquí en adelante, para, de ese modo, poder alcanzar un futuro más limpio y sustentable.

Leave a Reply