Durante muchos años, la exploración de los fondos marítimos ha sido un tema de fundamental interés para los estudiosos y analistas en materia de ingeniería en todo el mundo.

Hace un tiempo, especialistas en ingeniería del Instituto Coreano de Ciencia y Tecnología Oceánica dieron un puntapié para dejar de lado, por un momento, los tipos tradicionales de maquinaria para la exploración oceánica y se vieron inspirados por los crustáceos, para desarrollar, a partir de ello, una nueva maquinaria para estos fines. Fue así como se buscó desarrollar un robot sin precedentes en el mundo de la exploración oceanográfica.

http://www.popsci.com/article/technology/behold-car-size-six-legged-crabster

La ingeniería abre paso a la exploración oceanográfica

Fue de esa manera como tuvo lugar el nacimiento del robot de nombre Crabster CR200, quien contó con todas las herramientas y metodologías de última generación en tecnología, dejando atrás todos los métodos anteriores de exploración, que se basaban en la propulsión por hélices. Se estima que este tipo de invención en materia de ingeniería, ofrece grandes posibilidades en lo que respecta a la exploración de plataformas petrolíferas, dando lugar a un aumento exponencial en la rapidez y la eficiencia. Al mismo tiempo, se estima que este tipo de mecanismos es sumamente eficaz para reducir los accidentes y los distintos daños que puedan producirse en materia de infraestructura.

Conceptualmente, esta innovación en ingeniería para la exploración se basa en una morfología sumamente similar a la de un cangrejo. Con sus seis patas y una nueva capacidad de exploración de los fondos marítimos, esta innovación constituye un método menos disruptivo y mucho más estable para estos procedimientos. Al mismo tiempo, otra de las grandes ventajas del Crabster CR200, es que es capaz de mantenerse estable y continuar sus tareas aún en momentos de alta presión marítima.

El Crabster CR200 es una maravilla en materia de ingeniería, cuyas características físicas contemplan una longitud de 2,4 metros y una altura de 1,8 metros. El mismo, cuenta con un total de 30 motores que funcionan independientemente, haciendo que pueda adaptarse a las condiciones del mar al momento de la exploración. Asimismo, cuenta también con escáneres de sonar, lo que le permite buscar objetos, fotografiarlos, transmitiendo las imágenes de manera veloz y eficaz a los centros de control. El Crabster CR200 se caracteriza, también, por contar con  herramientas de manipulación submarina, con un transpondedor USBL y un Doppler acústico.

Para su funcionamiento, esta innovación en materia de ingeniería, requiere de un equipo de al menos cuatro técnicos que lo controlen y manejen. Además, al recibir energía mediante un cable desde la superficie, este nuevo mecanismo es capaz de explorar los fondos marítimos durante varios días, con continuidad.

El futuro de la ingeniería y la exploración marítima

El Crabster CR200 se encuentra aún en etapa experimental, contando con amplios grupos de especialistas en ingeniería que continúan trabajando sobre él para acabar de desarrollarlo. En una entrevista, Bong Juan Jun – quien es el principal investigador de este proyecto en particular – aseguró que:

“Estamos realizando pruebas casi todos los días. Actualizamos el software del Crabster para proveer capacidades de movimiento y manipulación más rápidas y estables.”

maxresdefault

https://www.youtube.com/watch?v=SwbAnGcoIBY

Los investigadores que se encuentran trabajando incansablemente sobre este proyecto, estiman que el mismo será sumamente atractivo para una gran cantidad de clientes, debido a que permitirá desarrollar nuevas investigaciones respecto a los fondos marítimos, con mayor facilidad y eficacia. Será cuestión de tiempo y de estar atentos para ver de qué manera la maravilla en ingeniería que es el Crabster CR200 nos sorprenderá, revolucionando los métodos de exploración oceanográficos de ahora en adelante.

Leave a Reply