Las torres en altura siguen siendo un problema y un motivo de preocupación para lo que tiene que ver con la navegación aérea. Para resolver este problema, especialistas en tecnología están desarrollando nuevas maneras de iluminación que apuntan a favorecer la identificación de las torres, para que los aviones puedan reconocerlas a distancias adecuadas.

Tecnología aplicada a un nuevo sistema de iluminación

Este proyecto está siendo llevado a cabo por un grupo de investigadores del Departamento de Óptica e Ingeniería Civil de la Universidad de Granada. El equipo se encuentra liderado por el especialista en tecnología Francisco Pérez Ocón, catedrático de la escuela universitaria. El trabajo de este equipo de investigadores consistió en el diseño de un nuevo sistema de señales luminosas -también conocidas con el nombre técnico de “balizas”- orientadas a mejorar considerablemente la iluminación de las infraestructuras de gran altura. Entre las construcciones que se encuentran en vistas de este proyecto, se destacan los postes, las torres de comunicación, como así también los grandes rascacielos, las chimeneas y las torres de control. En el sistema propuesto por este grupo de investigadores y especialistas en materia de tecnología, la fuente de iluminación se compone de fuentes LED que se colocan al ras del suelo. Desde ese lugar, la luz logra alcanzar la parte más alta de las infraestructuras en las que es colocada, gracias a una distribución que se produce mediante una red de fibra óptica. Una de las mayores ventajas de este sistema de iluminación y de la manera en que es colocado tiene que ver con que se logran reducir considerablemente todos los riesgos de instalación y de operación, haciendo que los operarios no tengan la necesidad de trabajar en las alturas.

¿Qué motiva esta aplicación de la nueva tecnología de iluminación?

El motivo fundamental por el que se llega a pensar la iluminación y la señalización de obstáculos a ciertas alturas tiene que ver con reducir considerablemente el riesgo de choque que pueden tener las aeronaves. Asimismo, es una tecnología que apunta a ayudar a los pilotos a localizar todos aquellos objetos que puedan llegar a interponerse en las rutas de navegación aérea por las que tienen que circular. En relación con esto, el especialista en tecnología e investigador a cargo, Francisco Pérez Ocón afirmó:

“[…] la mayoría de los obstáculos en los transportes aéreos superan los 45 metros y pueden llegar hasta más de 600. Esto implica que en la instalación o en la reparación de las señales luminosas los operarios corren serios riesgos por trabajar a tales alturas, pues deben subir con arneses, cascos y otras muchas medidas de protección, además de las propias tareas de transporte de la señal y de manipulación. Hay que tener en cuenta que los operarios manejan balizas, cuyo peso ronda los 13kg cada una, a muchos metros de altura”.

Otro elemento que vale la pena mencionar respecto a todos los riesgos que se ven reducidos por la nueva tecnología para la iluminación en las infraestructuras altas, es que la fibra óptica resulta altamente resistente. Dicha resistencia hace que pueda sobrevivir a diversos fenómenos meteorológicos, entre otros factores de riesgo. Al mismo tiempo, es muy poco el mantenimiento que este material necesita para seguir funcionando en óptimas condiciones. Esto hace que se pueda confiar en su alta durabilidad con el paso del tiempo.

 
http://www.agenciasinc.es/Noticias/Un-sistema-de-iluminacion-de-edificios-altos-mejora-la-seguridad-aerea

Asimismo, los especialistas e investigadores que conforman este equipo han resaltado de la fibra óptica en estas instalaciones que su coste es mucho más bajo que el requerido para otros tipos de procedimientos de esta índole.

¿Un precedente en la iluminación de la infraestructura alta?

En este nuevo sistema de tecnología para la iluminación, la luz es emitida por una matriz LED y se introduce en la cara inicial de las fibras ópticas a través del funcionamiento de esferas integradoras. Desde allí es capaz de alcanzar cualquier parte de la estructura que requiere de iluminación, sin problemas mayores. Con este sistema, la iluminación se encuentra mucho más garantizada, debido a que la fibra óptica corre riesgos mucho menores que otros sistemas de perder la señal. Por esto, sirve a modo de garantía para los pilotos, ya que es difícil que una estructura iluminada de esta manera deje de funcionar. A su vez, este sistema permite combatir las clásicas interferencias que tienden a tener lugar con otros sistemas de iluminación tradicionales, dejando de ser necesarios los cables eléctricos expuestos a los diferentes factores medioambientales que pueden perjudicar su funcionamiento. Teniendo claros los objetivos por los cuales se introducen estos avances en tecnología para la iluminación, vale mencionar que el mecanismo cumple con todas las normas establecidas por la Organización de Aviación Civil Internacional. Por si fuera poco, se cumple con las normas que se encuentran contempladas para las condiciones extremas requeridas para la operación en el Ártico.

Leave a Reply