Como sabemos, los niveles de energía necesarios para poder permanecer por tiempos prolongados en el Espacio, son extremadamente altos. Además, siempre han sido obtenidos a través de paneles solares, lo que genera que sean necesarias muy importantes y extensas superficies territoriales para poder mantener las condiciones conocidas. Ahora, se plantea un nuevo sistema, una nueva y posible fuente de energía que, como una fuerte innovación en materia de ingeniería, permitiría excelentes condiciones y larga duración para las estancias en el Espacio que requieren de ser prolongadas.

Revolución en la ingeniería espacial

En la actualidad, se considera como una problemática significativa el encontrar los métodos para obtener un mejor rendimiento en las estancias en el Espacio. Hasta ahora, los paneles solares funcionaron correctamente, pero con una potencia y durabilidad limitadas. Por esto, especialistas e investigadores en ingeniería han ido llevando adelante nuevas pruebas e investigaciones, para encontrar mejores y más eficaces mecanismos energéticos.

Es de esa manera que surge el sistema llamado KRUSTY. KRUSTY consiste en un muy pequeño reactor nuclear de fisión. Es alimentado por un núcleo de uranio de 235. El funcionamiento de éste es con el núcleo generando calor en unos tubos que en su interior contienen sodio. Al mismo tiempo, se envía calor a los motores Stirling. Es de esa manera que se logra obtener electricidad.

https://www.robotitus.com/la-nasa-ha-probado-un-nuevo-tipo-de-reactor-de-fision-nuclear-y-es-increiblemente-potente/

Según los expertos, se estima que ese bloque de uranio puede llegar a ser capaz de generar, a lo largo de unos diez años, 10kW continuos.

Uno de los objetivos fundamentales que los especialistas en ingeniería han tenido en cuenta al desarrollar este sistema, tiene que ver con lograr que pueda funcionar de manera íntegramente automática. Se apunta a poder mantener la temperatura del núcleo en 800ºC y llevar a cabo la puesta en marcha de los sistemas de fisión cuando se ha llegado al destino propuesto.

Para corroborar la efectividad de este sistema se han llevado adelante diferentes ensayos. El más importante se llevó adelante en el interior de una cámara de vacío, que se propone como simulacro de las condiciones que se encuentran en el Espacio. Al mismo tiempo, esta cámara fue diseñada para poder cubrir todas y cada una de las etapas de un vuelo espacial, desde el despegue hasta el aterrizaje. A lo largo de esta prueba se ha logrado alcanzar una potencia de 1kW. Sin embargo, los profesionales a cargo aseguran que no habrá en un futuro problemas para poder llegar a los 10kW que se tienen como horizonte.

El futuro de la ingeniería y los viajes en el Espacio

A partir de este punto, los especialistas en materia de ingeniería y los investigadores a cargo del proyecto estiman unos próximos 18 meses de mucho trabajo. Esto tiene que ver con poder, en el año 2020, enviar la primera unidad de vuelo con este sistema, en un viaje a la Luna.

Otro de los elementos clave que se está teniendo en cuenta es el de poder implementar estos sistemas para el sostenimiento de las bases espaciales que están habitadas. Estas, requieren de unos 40kW de manera continua para poder funcionar correctamente. Esto podría llegar a conseguirse con solamente cuatro unidades de KRUSTY, si el sistema alcanza el potencial que está previsto para él.

 

 

Leave a Reply