Los vertidos de hidrocarburos pueden ser un importante riesgo para la salud y para el bienestar del medio ambiente. Son altamente contaminantes, lo que hace imprescindible generar tecnología capaz de detectarlos a tiempo.

Para dar respuesta a esta problemática del ambiente, un grupo de investigadores y especialistas pertenecientes al Departamento de Química Analítica de la Universidad de Cádiz, en España, desarrolló una especie de nariz tecnológica que permitiría detectar fácil y rápidamente estos vertidos.

Otro tipo de nariz y una tecnología que supera los límites de la real

Lo que se ha dado popularmente a llamar como “nariz” de tecnología, es en realidad un sistema electrónico. Este, es entrenado particularmente por los especialistas e investigadores de la UCA. El objetivo principal es que pueda detectar los contaminantes hidrocarburos en cuestión de unos pocos minutos. De esa forma, se puede reducir considerablemente el riesgo del ambiente y la posibilidad de que la sustancia se expanda en el territorio.

Para dar lugar a esto, los especialistas desarrollaron huellas dactilares con olor. Con cada una de ellas, se podía identificar el tipo de hidrocarburo vertido en cada ocasión. En definitiva, estas huellas funcionan como una especie de fotografía del olor, una serie de muestras para que los equipos puedan fácilmente identificar el hidrocarburo a partir de la similitud de olores. La ventaja de este sistema es que no se requiere en el equipo de interpretación una gran formación para poder darse cuenta de qué hidrocarburo está presente en cada caso. Cualquier persona puede distinguir los olores a través de la similitud con el olor de la muestra.

Algo que cabe destacar, es que las técnicas implementadas son para la detección de compuestos que se caracterizan por ser orgánicos y volátiles. Esto es así porque son los que emiten olor.

Ampliar las posibilidades de lo natural

A través de los estudios realizados, los investigadores llevaron las capacidades de la nariz humana a un sistema electrónico. Es así como, mediante avances significativos y llamativos en materia de tecnología, encontraremos pronto en el mercado un dispositivo que es capaz de reconocer olores como una nariz natural, con total eficacia y rapidez.

Según la experta Marta Ferreiro:

“Funciona como un cerebro de memoria para que, ante muestras desconocidas, el equipo sea capaz de decirnos qué tipo de combustible es”.

IdentificacionVertidos_foto3_1539243366

De esta manera, los investigadores a cargo serían capaces de reconocer fácilmente los procedimientos a seguir para evitar la contaminación, sabiendo velozmente cuál es el componente que se debe combatir. De esa manera, es mucho más eficaz el momento de proceder a la limpieza y extracción de las sustancias vertidas sobre los suelos terrestres. Así, se disminuyen considerablemente las posibilidades de ampliación de las áreas contaminadas. Además, se efectiviza y se optimiza el momento de la limpieza y la tarea ejercida por las personas a cargo.

Pronto podremos ver en el mercado los primeros dispositivos de esta índole. Las posibilidades de la nariz humana natural se amplían y cumplen un rol social fundamental

Leave a Reply