Un grupo de investigadores ha desarrollado recientemente un nuevo tipo de impresora capaz de producir hologramas digitales en 3D, capaces de alcanzar un nivel de color y de detalle tan realista que sienta un nuevo precedente en la ingeniería. Se espera que esta nueva impresora se pueda utilizar para la recreación de escenas y de objetos en color y en muy alta resolución. Ello, con el fin de utilizarse en exposiciones para museos, en arte, en modelos arquitectónicos e, incluso, en anuncios publicitarios, sin la necesidad de utilizar ayudas especiales o gafas.

Avanza la ingeniería en los distintos campos productivos

La impresora anteriormente mencionada recibe el nombre de CHIMERA y fue desarrollada por la empresa Ultimate Holography, de origen francés. El equipo estuvo a cargo de Yves Gentet.

Este equipo utiliza láseres comerciales de bajo costo y una impresión de muy alta velocidad para poder producir los hologramas con color de gran calidad a lo largo de un rango dinámico. Lo que hace la impresora es crear hologramas con campos de visión anchos y paralaje completo encima de un material fotográfico. Este, es diseñado especialmente por el equipo para su funcionamiento con la impresora.

Según sostienen los profesionales en ingeniería a cargo de este proyecto, lo que puede hacer el equipo es crear hologramas a partir de modelos 3D que son generados por un ordenador o a través de escaneos que se obtienen con un escáner especialmente dedicado a esta tarea. Los hologramas creados también pueden usarse como masters para producir copias holográficas.

Un proceso sin precedentes

Para poder desarrollar esta nueva impresora de hologramas, los investigadores desarrollaron estudios de dos tecnologías de impresión holográfica previamente disponibles. Ello, para comprender concretamente las ventajas y los inconvenientes. Fueron producidas por empresas que ya cerraron y que encontraron ciertas limitaciones técnicas. El nuevo grupo fue capaz de encontrar que la clave estaba en desarrollar un fotomaterial altamente sensible con un grano fino. Ello, en lugar de usar material rígido que se encuentra disponible comercialmente, como hicieron algunos sistemas previos.

CHIMERA usa láseres de baja potencia tanto verdes, como rojos y azules de onda continua. Estos están disponibles de manera comercial. A la vez, se hace uso de obturadores que ajustan la exposición de cada láser en solamente milisegundos. Este grupo de investigadores también ha sido el creador de un sistema mecánico anti-vibración para poder evitar que la placa holográfica se mueva a lo largo del proceso de grabación.

Los hologramas se crean a través del registro de pequeños elementos holográficos que reciben el nombre de “hogels”. Se desarrollan uno tras otro, mediante el uso de tres moduladores espaciales de luz y una cabeza de impresión óptica a todo color que es diseñada a medida y permite un paralaje de 120 grados. Posteriormente a la impresión, los hologramas se revelan en baños químicos y se acaban sellando con protección especial.

Leave a Reply