Un discurso que se ha ido extendiendo  desde hace tiempo hace referencia a las implicaciones de la robótica en la pérdida de empleo para los seres humanos.

Según el Grupo ADD, organizador de la Feria de Talento Digital, uno de los principales miedos de los profesionales tiene que ver con el aumento en la presencia de todo tipo de robots en distintos sectores productivos y del mercado laboral.

Algunos ejemplos de robotización de puestos de trabajo que podemos encontrar en la actualidad son:

  • Vehículos sin conductor
  • Dependientes autómatas
  • Robots camareros

La robótica no física

 

Desde el mismo grupo ADD, se explica que hay muchos más procesos que no resultan tan evidentes, debido a que el robot en cuestión no es una entidad física.

Distinto a lo que puede suceder con el caso del robot camarero, podemos encontrar otras modalidades no físicas, como es lo llamado RPA (Robotic Process Automation). Se trata de procesos que también están vinculados con la robótica, pero con la diferencia de que no son tan fácilmente perceptibles y son mucho más habituales de lo que creemos.

Teniendo esto en mente, el Director de la Feria de Talento Digital, Roberto Menéndez, explica que:

“En la época actual, nos costaría mucho vivir sin ellos en un mundo hipercomunicado y digital.  Estamos hablando de procesos que se llevan a cabo en todas las áreas estratégicas de las empresas. Los bancos las utilizan para tomar decisiones financieras complejas, los departamentos de marketing las toman para analizar patrones de comportamientos, así como ejecutar campañas promocionales. También existen algoritmos que pueden sustituir de manera muy eficaz a jueces y médicos en muchos momentos en que la toma de decisión requiere de un análisis imparcial y no sesgado de información.   Un buen ejemplo es el metro de Hong Kong.  El Jefe de Operaciones es una Inteligencia Artificial que gestiona 10.000 empleados y programa 2.600 tareas a la semana con una precisión que sería imposible replicar por una persona”.

Casos que sirven de ejemplo

 

Lo mencionado con anterioridad ¿representa que estamos frente a una pérdida masiva de las fuentes de trabajo? A simple vista puede parecer que sí, y es cierto que determinados trabajos se irán reemplazando con el paso del tiempo, como puede ser el caso del transporte de mercancías con los conductores robóticos.

Un caso importante para comprender el impacto de la robótica lo podemos encontrar en Corea del Sur. País considerado como el más robotizado en el mundo. Cuenta con una densidad robótica per cápita que es 8 veces mayor que la media global.

Hasta ahora, muchos robots eran físicos. Hoy, aparece otro tipo de robot físico, un robot humanoide para la atención al público que es capaz de navegación autónoma, de reconocimiento facial e, incluso, de mantener conversaciones con las personas. Pese a esto, es importante ver que Corea del Sur cuenta con una tasa de desempleo que no supera el 3,2%.

En otros términos, se puede decir que la robótica implica mayor eficiencia y, a mayor eficiencia, menor es la tasa de desempleo.

Según Roberto Méndez es cierto que hay muchos trabajos que van a desaparecer por completo o casi por completo,  por eso es muy importante que las personas salgan de su zona de confort y estén dispuestas a aprender nuevas habilidades, que no tienen que ser necesariamente tecnológicas, pero sí que sean lo más intensivas en creatividad posible ya que los trabajos que van a desaparecer son aquellos que son más automatizables y que aporten menor valor añadido.

Leave a Reply